“La militarización de las empresas básicas de Guayana, a través de la designación de funcionarios castrenses en cargos de importancia, no resuelve el problema de fondo que día tras día enfrentan sus trabajadores, caracterizado por la obsolescencia de sus equipos y elevados costes de producción que hacen inviable su continuidad operativa”, expresó el diputado de la Asamblea Nacional por Acción Democrática (AD), Freddy Valera.

El parlamentario señaló que a lo largo de su historia las empresas básicas han formado a una serie de gerentes, que no han sido tomados en cuenta para dirigirlas.

“Este régimen se ha encargado de ofender y vilipendiar al gentilicio guayanés al no incorporar este potencial humano, el cual ha demostrado en reiteradas ocasiones su potencial para llevar las riendas de las industria, a través del nombramiento de personas que desconocen por completo el funcionamiento de la industria”.

En tal sentido, Valera aseveró que el mejoramiento de las empresas básicas no pasa porque sus trabajadores tengan la sensación de que están en un cuartel; sino por la designación de personal capacitado en cada uno de los cargos importantes que impulsen los cambios necesarios, orientados a masificar la producción y garantizar la rentabilidad del parque industrial, elementos que no se han concretado a lo largo de los 14 años que posee el gobierno en el poder.

Para el parlamentario, los recientes anuncios de algunos líderes sindicales sobre la situación de empresas como Sidor, cuyos niveles de producción generarán pérdidas por 200 millones de dólares, así como la falta de recursos para la reactivación de las 320 celdas que salieron de operaciones de CVG Venalum, durante la crisis energética que enfrentó Venezuela en 2009, son un reflejo de esta realidad.

“Sidor era en el pasado y en manos del consorcio Ternium, ejemplo de eficacia y producción, elementos que en sólo cinco años este régimen ha destruido, conllevando a que más de 15 mil accionistas Clase B, que en el pasado disfrutaban parte de estas ganancias dejaran de recibir ingresos sus trimestrales”.

El parlamentario también denunció el atraso que desde hace más de 6 años viene experimentando la discusión de las convenciones colectivas en las empresas básicas de Guayana.

“No puede ser que tras 14 años en el poder el régimen, hoy sacrifique el potencial económico de nuestra región como alternativa no petrolera, para satisfacer la demanda eléctrica nacional; más aun cuando el diseñado y utilización del potencial hidráulico estaba concebido para satisfacer la demanda industrial”.

En tal sentido, el diputado recomendó al Ejecutivo nacional desarrollar e impulsar nuevos proyectos eléctricos, para satisfacer la demanda energética nacional, garantizando así el desarrollo industrial de la región.

“Como demócratas convencidos del desarrollo integral del país creemos que el presidente de la República Nicolás Maduro debe hablarle sinceramente al pueblo, con el fin de sincerar la situación de Guayana y sus empresas básicas, evitando que el Gobierno de calle no se convierta en una herramienta para la demagogia y la burocracia y cumpla con su fin último realizar las acciones necesarias para el reflote de las Empresas Básicas y el mejoramiento de las condiciones de vida de sus trabajadores”.

Prensa AD Bolívar