Acción Democrática, luego de luchas y trabajo que fundamentalmente se centraron en el establecimiento de una cultura de libertades y democracia en la Venezuela de 1,960 en adelante, logró con un discurso popular y sencillo trasmitir a la gente que el cambio en paz, la justicia y el porvenir eran y son los ejes del existir Adeista de la Nación. La praxis ha llevado a un partido como AD a conocer e identificar los problemas de la Venezuela de hoy como ninguna.

Con la institucionalidad construida en el país se forjó con todos los elementos necesarios para lograr la continuidad: la alternabilidad como eslabón dentro de los procesos de cambios, la pluralidad necesaria  y los derechos humanos como visión de futuro y desarrollo en todas las áreas de la Venezuela, forjada por líderes intelectuales y con vocación.

Hubo grandes momentos, mesurables obras y eventos que sumaron las garantías que la Patria se enrumbó hacia buen camino y con sentido de Nación. Esto no se lograba hacer en la Venezuela rural de entonces sin la presencia de Políticos con visión grande, curtidos en el conocimiento y con la levadura de la revolución blanca que gritaba con efervescente voz,…Adelante Milicianos!

Todo esto se daba y se dio, en la Nación de todos los venezolanos, que celosamente guarda tal patrimonio para los ciudadanos de esta tierra maravillosa llamada Venezuela. Tal conexión, extraviada en el transcurrir del tiempo logró hacer mella en el punto sináptico del pueblo y su dirigencia, la cual distraída en otras cosas, no logró rescatar lo que un Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, entre muchos más, sembraron con pasión e inteligencia.

 Hoy por hoy, esta conexión vital logra darse en un nuevo contacto; se hace presente con la gente, adecuadamente y razonada bajo el crisol de la seriedad, la unidad y el sentir cariñoso de un pueblo que recién inicia nuevamente contacto con esta, su cultura natural. La invitación noble y llena del profundo afecto popular que afirma, vuelve a tu casa, a tu hogar blanco, está en pie. En AD cabemos todos; nuevos derroteros, nuevas formas, pero el fin es el mismo: Pan, Tierra y Trabajo, con una Venezuela libre y de los venezolanos.

El reencuentro no logra mejor fecha que plantarse, no concibe mejor momento, que la actual situación que apremia el destino de Venezuela, donde los valores y la institucionalidad están en riesgo. Un Estado Comunal impulsado desde otras tierras, incentiva a aminorar el respeto por los derechos humanos y la justicia en pocas manos carcomerá la alegría de vivir en la tierra de todos. Súmate e intégrate a la casa grande, simplemente AD es nuestra familia. Te esperamos

 

José Pons

Miembro del CES de AD Zulia