“A Maduro no le importan los trabajadores que dependen del Puerto Libre, hoy en incertidumbre por la falta de divisas, pues en su gobierno la prioridad es viajar a otros países e incluso, inmiscuirse en conflictos de la justicia internacional, como queda comprobado con la oferta de asilo dada al espía estadounidense Edward Snowden, mientras demuestra falta de compromiso para atacar y solventar los principales problemas del país”.

Así se refiere el alcalde Alfredo Díaz sobre la situación del régimen aduanero especial, en crisis, por la indiferencia de un gobierno, que ha embarcado a insulares, como se desprende de la agenda del presidente Nicolás Maduro, quien ha pospuesto su viaje a Nueva Esparta y postergado la entrega de divisas, incumpliendo su compromiso con los comerciantes neoespartanos de agilizar dicho procedimiento. Ello revela el carácter demagógico y electorero de tal promesa pero además, es una demostración de la falta de preocupación por atender una grave problemática de grandes implicaciones sociales y económicas pues involucra a la principal actividad productiva de la región, poniendo en riesgo la estabilidad de un significativo número de empresas y empleos en el estado.

El alcalde de Porlamar asegura que la indiferencia de Maduro comprueba su único interés por perpetuar un proyecto político excluyente del oficialismo, que imposibilita el trabajo en conjunto, entre el Estado, la empresa privada y la comunidad,  lo que, a su juicio, amenaza con dejar sin empleo a miles de insulares y afecta las gestiones municipales, por el descenso de los ingresos en rentas municipales, un problema que frena el desarrollo en arias prioritarias y el avance de los programas sociales.

“Como gerente del principal centro urbano, turístico y comercial, denuncio la falta de seriedad del gobierno para resolver los asuntos internos y su indolencia ante la profunda crisis económica, de la que no escapa el Puerto Libre, régimen especial que en el pasado puso fin al contrabando, lo que constituyó una política de vanguardia, que cimentó el desarrollo de las islas de Margarita y Coche en base a la legalidad”, sostuvo.

El alcalde de Mariño deplora que el gobierno justifique la tardanza en la entrega de divisas con el supuesto de ilícitos cambiarios, lo que, a su juicio, solo refleja incompetencia e inexperiencia luego de varios años de implementarse el control de cambio, por lo que cobra fuerza la necesidad de implementarse una justa cuota anual de divisas, que ponga fin a la agonía del Puerto Libre, en el esfuerzo de sentar las bases de una economía de confianza y verdadera equidad social.

Prensa Alcaldía de Mariño