El Ministerio de Educación hace poco publicó en Gaceta Oficial un reglamento que establece la montonera comunal en las escuelas: la creación de los consejos educativos.

La norma crea el Consejo Educativo como una estructura inmediata a las escuelas públicas y privadas, del cual forman parte los padres, representantes, estudiantes, docentes, trabajadores administrativos, obreros y voceros de “organizaciones comunitarias” de las instituciones educativas de educación inicial, básica y media, que tiene como competencia general la planificación, ejecución, seguimiento, control, supervisión y evaluación de los diversos planes, programas, proyectos, actividades y servicios en el marco del Estado Docente y la política pública del Estado venezolano.

Es decir, son los consejos comunales dentro de las escuelas.

Cada Consejo Educativo tiene integrado diversos comité: de padres, representantes y responsables; académico; seguridad y defensa integral; comunicación e información; ambiente, salud integral y alimentación; educación física y deportes; cultura; infraestructura y hábitat escolar; estudiantes; contraloría social y, de otros que se consideren pertinentes. Luego, todas las materias del sistema educativo pueden ahora ser controladas, ya no por la dirección del colegio ni la sociedad de padres y representantes, sino por estos consejos educativos.

Los consejos educativos pasan ahora a tener el control, casi total, de la gestión educativa. Un director de colegio se ve minimizado frente a esta estructura comunal creada especialmente para los colegios. Son estos consejos quienes ahora controlarán y evaluarán a los docentes en su ingreso, labor y ascenso. También tienen la competencia de revisar el sistema de currículo, es decir, pueden verificar qué materias verán los alumnos en las aulas de clase “…en correspondencia con el Proyecto Nacional Simón Bolívar y la política pública del Estado” y “…en el diseño de estrategias que contribuyan con el desarrollo socioproductivo a partir del Proyecto Educativo Integral Comunitario (PEIC) en correspondencia con los proyectos de Aprendizaje (PA)”. Es decir, adoctrinamiento chavista. Igualmente, le dan competencias para controlar la actuación administrativa de los colegios. En una visión publificante, ese Consejo Educativo pretende formar a los niños para la relación con entes gubernamentales, comunitarios y demás empresas públicas, obligando así a ver al Estado como la gran figura de la vida social como ciudadano.

Ahora bien ¿Qué busca el gobierno con esta norma? A poco tiempo de haber ganado las elecciones, el gobierno no tenía ninguna razón para lanzar una norma tan sediciosa, que tanto reedita a aquella resolución 1.011. La única justificación que puede tener el gobierno chavista es, simplemente, provocar e intimidar. Con esa norma, el gobierno fascista trata de decirle que son ellos los dueños del país, con la finalidad que usted, amigo lector, baje los brazos, se rinda, piense que nadie puede con el chavismo y les entregue el país. La intención de este reglamento es que usted decida no votar en diciembre.

La solución, aunque no parezca, es relativamente sencilla: participe. Métase de cabeza en el Consejo Educativo, forme parte del Comité de Padres y Representantes, o en el que crea. Pero métase. Es muy importante ganar espacios. El chavismo crea espacios para ganarlos ellos, pues no podemos permitir eso.

La política se gana haciendo política. Votando en diciembre y participando en todos los espacios que se abren. Si gente seria, no adiestrada por el castrismo, demócratas, forman parte de los consejos educativos, la educación de los niños seguirá siendo distante a la doctrina política chavista.

Manuel Rojas Pérez

Miembro del Buró Nacional de Profesionales y Técnicos de AD