En horas recientes el régimen resentido y retaliador de Nicolás Maduro y sus aduladores, pretendían montarme una olla en mi finca en el estado Barinas, para lograr aniquilarme políticamente, de criminalizar mi accionar parlamentario y lesionar mi autoestima como ciudadano común y corriente. De muy buena fuente me llegó la información de la pretensión de sembrarme armas de guerra, drogas y un cambuche, para vincularme a grupos delictivos y así enjuiciarme y lo más seguro llevarme a una celda de confinamiento como lo han hecho con mis compañeros de la unidad, a quienes siendo inocentes los han secuestrado.

Lo he dicho mil veces y hoy una vez lo repito, en Barinas todos nos conocemos y sabemos de dónde proviene los haberes de la dirigencia opositora, y sin son producto del trabajo honrado o de la corrupción. En mi caso, soy ingeniero agrónomo, secretario general de Acción Democrática en la entidad y diputado a la Asamblea Nacional; y puedo decir con mucho orgullo que todo lo logrado por mi, es producto de mi esfuerzo y de mi trabajo.

No obstante, este patrimonio moral le da piquiña a Nicolás Maduro y a Adán Chávez, quien por cierto, no creo que pueda decir lo mismo de la gran fortuna que hoy atesora, porque de un maestro de escuela rural, pasó a ser uno de los más potentados de Barinas. Como gobernador puso la gran torta, y debido al descontento de más del 90% de lps barineses por su nefasta gestión, Nicolás Maduro tuvo que sacarlo por la puerta de atrás, y echarse ese bacalao al hombro y darle un cargo como ministro en un gabinete totalmente corrompido y sin credibilidad alguna.

He acudido al Ministerio Público, no sólo a pedir protección para mi y mi familia, sino para que se me investigue a cabalidad, porque el que no la debe no la teme. Asimismo, emplazo a Adán Chávez a que haga lo mismo, y pida una investigación a la Fiscalía y se haga contraloría a los bienes que hoy posee. Todos estamos claros que no lo hará porque el que tiene rabo de paja no se acerca a la candela; pero en ese proceder cobarde que les caracteriza, pretendían sembrarme y armarme un falso expediente con la ayuda de unos cuantos funcionarios al servicio del régimen.

Todavía Nicolás Maduro y sus jerarcas no perdonan la paliza que les dimos en las elecciones parlamentarias y nuestro accionar en la Asamblea Nacional a pesar de todas las trabas que nos han puesto desde el día de nuestra juramentación. Y lo que es peor, Maduro sabe que el 80% del país rechaza su gestión por corrupta e incapaz, y por eso arremete contra la dirigencia opositora para calmar todas esas frustraciones.

Pues yo les digo que no nos van a doblegar y ahora con más fuerzas y más bríos, seguimos trabajando por el rescate de la democracia y de los valores morales y políticos ultrajados por el régimen de Maduro, quien no resuelve ninguno de los problemas de los venezolanos, pero sí ataca a todos quienes proponemos alternativas para salir de este atolladero político. No tenemos miedo, y seguimos trabajando con la frente en alto por Barinas y Venezuela.

Andrés Eloy Camejo

Diputado a la Asamblea Nacional

Acción Democrática

@AndresECE