Frente a la ola de represión y ultraje más violento en los últimos tiempos por parte de un gobierno irresponsable que a sabiendas de su rotundo fracaso, pretende mantenerse en el poder a la fuerza, empleando grupos paramilitares, parapoliciales y colectivos asesinos para amedrentar al pueblo venezolano que salió a las calles a protestar la ruptura del orden constitucional y la grave crisis política, económica y social; lo que nos queda es resistir hasta vencer, porque cada vez estamos más cerca de lograr ese objetivo de cambio que nos hemos trazado los demócratas de este país.

En mes y medio de protestas, van 43 fallecidos, más de 13 mil heridos, alrededor de 2500 detenidos, y lo peor, cada día aumentan las violaciones a los derechos humanos de un pueblo en su conjunto. Han llegado a emplear prácticas nazys y dictatoriales que la historia creía que formaban parte del pasado de la humanidad. Han obligado a comer excrementos a los detenidos, los han golpeado, humillado y tratados como bestias, cuando su único delito ha sido exigir justicia, paz y una convocatoria a elecciones para salir de esta guerra impuesta por Nicolás Maduro y su pandilla, que han asaltado la estabilidad del país.

Nicolás Maduro en su desesperación y en su incapacidad de contener este río crecido que lucha por encausar al país en el camino constitucional y pacífico, ha salido ahora con sendo decreto, mediante el cual puede suspender las garantías constitucionales y dictar medidas de orden social cuando le de la gana. No obstante, el pueblo venezolano que este decreto es parte del culillo del régimen que sabe que cada día son más venezolanos que exigen su renuncia porque esto no da para más, por más que quieran disfrazar y maquillar el fracaso de la revolución.

Alertamos al pueblo venezolano porque mediante el decreto n. 2.849, publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria 6298, pretenden silenciar y desarticular la voz de las manifestaciones cívicas, pacíficas y constitucionales, utilizando fuerzas extremas para someter y acorralar a la población. También es de resaltar que el Ejecutivo al acometer esta acción, demuestra su incapacidad para controlar la situación de violencia porque simple y llanamente se les fue de las manos la situación, y esos grupos del horror, no les rinden cuentas porque se sienten autónomos en su proceder asesino.

Así que el llamado es a resistir en las calles de toda Venezuela de manera cívica y pacífica, la razón y la Constitución Nacional nos asisten, además en esta lucha del bien contra el mal, somos mayoría y nos negamos a seguir viviendo en condiciones tan adversas y en medios del caos y la violencia. Más temprano que tarde el pueblo se desatará de estas cadenas de la tiranía.

Andrés Eloy Camejo

Diputado a la Asamblea Nacional

Acción Democrática Barinas

@AndresECE