Como una verdadera pesadilla calificó el dirigente de la Unidad en Caracas, Antonio Ecarri, la situación que atraviesan los vecinos de Terrazas de Caricuao; luego de constatar la realidad de esta  parroquia popular  en un recorrido nocturno, de casi cinco horas, realizado este sábado.

Cuestionando que en uno de los países con las mayores reservas de petróleo del mundo, los venezolanos estén pasando tanta hambre y no encuentren medicinas; el portavoz opositor denunció que en los colegios de la zona los niños comen bollos y pedazos de auyama.

“¿Cómo no se van a desmayar nuestros niños si entre las 7:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde, que permanecen en los colegios, lo que les dan, y eso de vez en cuando, es un bollo y pedazos de auyama? (…) por esto es que tenemos niños malnutridos en Caracas”, enfatizó.

En el mismo sentido, y solidarizándose con las madres del sector, el educador recordó a los cuatro burócratas que hoy impiden la entrada de la ayuda humanitaria al país, que cada vez que un niño muere en los hospitales de Caracas por desnutrición y por falta de medicinas; es un delito de lesa humanidad que no prescribe.

Acompañado por Eric Ondarroa, secretario general de la Alianza del Lápiz; Mayerling Occhino y Yeibi Hernández, responsables zonal y parroquial de la misma organización, respectivamente; dirigentes sociales y demás líderes del equipo que promueve la #CiudadEducadora en Caricuao; Ecarri insisitó en que  se debe dictar, cuanto antes, un plan de emergencia alimentaria y de medicinas para frenar la crisis que hoy se vive en Libertador.

“Están matando de hambre a nuestros niños (…) Hay que evitar cuanto antes que hayan más crímenes de lesa humanidad, hay que evitar que más niños mueran por falta de medicinas, estamos obligados a frenar el desastre social sin precedentes que hoy reina en la ciudad de Caracas por culpa de los irresponsables que están en el poder”, enfatizó.