@_CarlosRada_ _VE_Hace dos semanas vivimos en Venezuela uno de los encuentros más importantes y llamativos en nuestro ecosistema político actual, que puede llegar a ser histórico en su magnitud y contenido. Un encuentro donde congeniaron dos corrientes de flujos muy discrepantes entre sí: por un lado, un régimen de 15 años con una filosofía de gobierno ya caduca y en claro fracaso; por el otro, un sector de la oposición, que sin ningún tipo de complejos ni ataduras, ni pretensiones individuales fue a Miraflores a restregarle al gobierno su mala gestión y a mostrarles a esos escépticos, incrédulos e incluso desconectados, que sí hay una Mesa de la Unidad Democrática clara y preocupada en la actualidad del país.

Pero no quiero repetir cosas que ya hemos venido escuchando y leyendo, como la poca dialéctica del gobierno para responderle los planteamientos a la MUD, las grandes intervenciones de los representantes de la coalición de oposición, en especial la de Henry Ramos Allup donde dio una cátedra de derecho constitucional a toda Venezuela y sobre todo que hizo algo que la mayoría de los venezolanos, incluyendo los fieles al gobierno, querían hacer, que fue el dejar en ridículo a unos de los personajes más despreciados por los como lo es el presidente de la Asamblea Nacional.
Pero en verdad lo que quiero resaltar de este dialogo, debate, encuentro o como les guste llamarle, es la magnitud de este dialogo y el alcance del mismo.

El alcance de este no es secreto para nadie, la contundencia de fue tal que a los opositores, detractores o incrédulos de este les movió el piso, les cambió la perspectiva a todos y le quebró el bate a muchos que creían ya ser el bateador en turno. Se demostró que de manera tranquila, pensada y bien argumentada se le puede hacer daño al régimen sin la necesidad o necedad de tomar callejones que solo lleva a actos violentos y que dividen más al país e incrementan la crisis social que vivimos los venezolanos.

Hoy en día desde la oposición vivimos un bloqueo comunicacional por parte del gobierno, que solo nos limita a las redes sociales y a medios de comunicación de origen extranjero, que solo pueden ser precisados por TV por cable o páginas de internet para poder plantearle al pueblo venezolano las propuesta que tenemos desde la oposición venezolana.

Esto lo digo porque en los pueblos más recónditos del territorio nacional, donde nunca habían podido ver u oír a la oposición venezolana desde hace 15 años, donde solo estaban condenados a escuchar las cadenas, locuciones del difunto y en este último año las de su hijo lerdo, se encontraron con el privilegio de escuchar los planteamientos de la opción democrática venezolana, así sea por 10 minutos.

El trascender de  este diálogo fue tal, que traspasó las fronteras de nuestra patria y se pudo ver en Europa, Asia, Oceanía, Norteamérica y hasta en Cuba.
Y en todos estos lugares causo gran simpatía este encuentro, tanto así que uno de los símbolos de la lucha por la democracia cubana como lo es la periodista Yaonni Sánchez manifestó de manera pública su felicidad por esta oportunidad que se dio la oposición venezolana de manifestarse de manera clara y contundente frente al régimen de Nicolás Maduro, e incluso quedó sorprendida de tal manera que le agradaría que en su país se pudiera dar un encuentro de esta magnitud.

Así que los que todavía critican al diálogo de manera desmedida e insensata,  creo que deben cuidar un poco más lo que dicen y no atrincherarse en una posición tan simplista, ya que en la actividad política la palabra, el discurso, el diálogo, son elementos fundamentales para esta labor. Les recuerdo también que históricamente han existido diálogos tan importantes que han evitado una tercera guerra mundial, así que no pequemos de soberbios y de petulantes y dialoguemos que esto no significa renunciar a nuestras creencias, al contrarío esto les da fuerza y validez. Y a aquellos que están en la calle de manera pacífica, consiente, organizada y responsable hay que agradecerles y apoyarles de la manera más solidaria posible, ya que su aporte ha sido primordial para que hoy tengamos más que ayer y seguro menos que mañana, en esta lucha y en este compromiso que la patria nos reclama.

Y no nos toquen la campana, que nosotros no hablamos pamplinadas y por eso estamos de frente y sin miedo porque queremos una Venezuela libre y nuestra.

Twitter:  @_CarlosRada_