El diputado Fernando Soto Rojas ha expresado en entrevista que le hicieran en el canal de “todos los venezolanos”, que el presidente Chávez logró algo que no había logrado ningún otro líder político en Venezuela: morir en la cima del poder.

De esta manera, deja ver el diputado del PSUV dos tristes falencias de las que adolece, a saber, un profundo desconocimiento de la historia y un cínico desprecio por la democracia.

Resulta, que sí existe en la historia contemporánea de Venezuela otro presidente que, como Chávez, murió en la cima del poder, se trata de Juan Vicente Gómez.

Según la versión oficial, Juan Vicente Gómez murió el 17 de diciembre de 1935, después de más de 20 años de gobierno dictatorial. Murieron pues, ambos, en la cima del poder, porque como mandatarios autócratas que eran, no se concebían a sí mismos fuera de él, por lo que hicieron todo lo que pudieron para permanecer así, en la cima del poder.

Es así como descubrimos que, además de haber muerto en la cima del poder, reportan otras similitudes estos dos personajes, Chávez y Gómez. Y es que en ambos casos, los gobiernos se caracterizaron, entre otras cosas, por el ejercicio del poder al margen de la Ley, con una “institucionalidad” construida a la talla del mandatario, que se creía mandante, para lograr sus objetivos, por un supuesto bien general que, a la larga, no es más que el de sus seguidores, allegados y familiares.

Así, tal como lo vemos en fotos de redes sociales hoy, la familia de Chávez ha sido una de las más beneficiadas con la “revolución bolivariana”, y de igual forma, fue la familia de Gómez la que vivió en los laureles de sentir que Venezuela toda era su hacienda personal.

También se parecen Chávez y Gómez en su creencia en que era la Fuera Armada la llamada a gobernar el país. En que las órdenes se dictan y todos los demás son subordinados que deben seguirlas al pie de la letra, en el militarismo pues, de los más rancios que puedan verse.

Y así queda manifiesta la segunda falencia de Soto Rojas, el desprecio por la democracia, ya que al alabar el hecho de que Chávez muriera en la cima del poder, tal y como lo hiciera Gómez, salta a la vista como el ideal que persiguen es el ejercicio indefinido del poder, a diferencia de los demócratas, que lo ejercen por un período determinado y luego dan el paso a las siguientes generaciones.

Francisco Ramírez Ramos

Miembro de la Comisión Central de Actualización de la Tesis de AD