Chávez tiene meses pendiente del “paquete” de Capriles. Lo que nos faltaba: un presidente ocioso viendo paquetes ajenos e ignorando el “paquete” en el que tiene metido a la Nación desde hace 14 años.

Cuando Chávez señala a la oposición de tener un programa económico neoliberal, basta hacerle una radiografía a las políticas oficiales actuales y llegar a una sola conclusión: Chávez está en el clóset neoliberal y trata de defenderse presumiendo frente a la gente de lo que en realidad carece. Dos ejemplos simples:

Sueño neoliberal N°1: Educación para quien pueda pagarla. Chávez en 14 años se ha negado a reformar el bachillerato. Revisando el pensum de la secundaria venezolana, notamos que estamos en los últimos puestos de rendimiento del continente, con contenidos desfasados, con materias inútiles, con ausencia de recursos de aula que introduzcan al alumno en el conocimiento con la tecnología a la que normalmente, fuera del salón, tienen acceso. Tampoco hay planteles bien dotados, con profesores en todas las materias; es conocida la práctica en nuestros liceos de que, ante la ausencia del profesor de una materia, se le “promedien” al estudiante las notas con el resto de las materias que cursó. Nada de esto sucede en los colegios privados. Si usted quiere una educación de calidad, paga para que sus hijos la tengan. He ahí el neoliberalismo chavista: quebró la educación pública y quien quiera educarse, debe pagar por ello. Y eso lo saben los ministros, ninguno de los cuales tiene a sus hijos y nietos en escuelas bolivarianas.

Sueño neoliberal N° 2. Atención hospitalaria para quien pueda pagarla. El gobierno chavista ha sido incapaz de construir un sistema público sanitario gratuito como lo establece la constitución. Por el contrario, reconoce que en Venezuela el que no tiene dinero se muere esperando atención; si no fuese así no contratara millonarias pólizas de seguros para los empleados públicos. ¿Algún ministro al enfermarse va a un Barrio Adentro? Ni siquiera Chávez, al enfermarse, confió en un hospital público venezolano. Prefirió irse a Cuba.

Chávez es neoliberal, y aunque aún está en el clóset, nosotros sabemos que lo es. Por eso le molesta tanto que la oposición haga una campaña diciendo  que la “revolución socialista” (así, en minúsculas), tiene a 4 millones de niños y adolescentes fuera de la escuela. Le molesta oír a Capriles diciendo que va a construir en su gobierno 1000 liceos y 900 preescolares. Eso no cuadra en la agenda neoliberal chavista. Le molesta que se piense en reformar el bachillerato aumentando su calidad, porque su pensamiento neoliberal no le permite concebir que en Venezuela la mayoría no tenga recursos para pagar los colegios que los ministros chavistas prefieren para sus hijos.

Chávez es neoliberal y no lo sabe. Su ignorancia o su audacia para esconder sus intenciones le impiden gritarle al mundo ¡Soy neoliberal y me siento orgulloso de serlo!

Como el no es capaz de salir del clóset, nos toca a nosotros sacarlo. Es nuestro deber.

 

Daniel Lara Farías

Secretario de Profesionales y Técnicos de AD Vargas