Para el secretario agrario nacional de Acción Democrática (AD), Adonay Ochoa, la deprimente situación por la que está atravesando el país afecta a todos los venezolanos por igual, “son cifras alarmantes que dejan en evidencia las pésimas políticas económicas que ha implementado el Gobierno nacional”.

El también legislador en el estado Cojedes dijo que la crisis en el aparato productivo en general, tanto en el campo como en la industria, ha tenido como resultado unos indicadores económicos bastante críticos. Especificó que los rubros de alimentos básicos cerraron el año pasado con niveles de déficit grave: la escasez de harina de maíz se ubica en 43,3%, la harina de trigo 76,8%, aceite vegetal 67,1% y azúcar 78,1%, por citar algunos ejemplos.

Añadió que entre los rubros que están con escasez significativa ubicada entre 21 y 40% están: pollo beneficiado, queso blanco, leche en polvo y líquida y café.

“La escasez llega a tal punto que la red de alimentos Mercal no está exenta, de hecho se registra un déficit de productos en 50%”, explicó. En tal sentido apuntó que en los comercios en general en 1998 se podía escoger entre seis marcas de alimentos, mientras que en la actualidad es una suerte conseguir dos.

Ochoa comentó que, como si lo mencionado fuera poco, los venezolanos padecen una creciente inflación, lo cual ha sido un panorama recurrente a partir de 1998, señalando que desde ese año hasta 2011 la inflación en el sector alimentos se ubica en 2.067%.

“Entre julio de 2010 y el mismo mes de 2012 los alimentos han subido de precio en 83%, agravando la situación que la calidad de los productos es cada vez menor”, acotó.

En agosto de 2013 -indicó- la inflación en materia de alimentos se ubica en 50,9% (anualizada 70%), siendo en los rubros agrícolas DE 47,3%, pesquero 83,3% y agroindustrial 49,6%.

Una muestra del desequilibrio existente se puede ver con el costo de la canasta alimentaria básica, la cual se ubica en Bs. 2.915, 28, mientras que el sueldo mínimo a partir de este 1 de noviembre está en Bs. 2973, es decir, el salario básico apenas cubre los alimentos prioritarios, sin que los ingresos cubran otras necesidades básicas de las familias.

VENEZUELA IMPORTADORA

El dirigente nacional de AD señaló que definitivamente el impulso a la producción nacional ha quedado en el olvido en este gobierno. “Importamos 75% de los alimentos que consumimos, al tiempo que se trae del exterior 95% de la materia prima de los productos manufacturados, esto para surtir nuestro consumo de grasas vegetales, por citar un ejemplo”.

Añadió que las importaciones en cuanto al sector público se ubican en 12.515.000 millones de dólares, mientras que en el sector privado han sido de 8.835.000 millones de dólares.

TRAGEDIA EN EL CAMPO

Ochoa comentó que no es menos preocupante y trágico lo que está pasando en el campo venezolano. Comentó que el Gobierno ha expropiado cuatro millones de hectáreas productivas, de las cuales se han cancelado a sus propietarios 500 mil hectáreas solamente, y en las cuales no precisamente se ha fomentado la productividad ya se importa la mayoría de los productos.

Indicó que, en la producción de algunos rubros, años atrás se cubría el consumo nacional a cabalidad e incluso se exportaba gran cantidad. Por ejemplo, en 2006 la producción de arroz era de 1.122.000 toneladas, el rendimiento por hectáreas era de 4.950 kilos y la superficie cosechada era de 226 mil hectáreas, mientras que cinco años después se produjeron 645 mil toneladas en 140 mil hectáreas con un rendimiento de 4.600 cada una. “Con el maíz la realidad no es distinta”, añadió.

Argumentó que lo más idóneo, en cuanto al arroz, es que la producción se ubique en 1.265.000 toneladas, el rendimiento por hectárea sea de 5.500 kilos y la superficie cosechada de 230 mil hectáreas, lo que estaría generando empleo para unas 375 mil personas en las zonas de producción. “En lo que respecta al maíz, la superficie sembrada es de 390 mil hectáreas, por lo que se requeriría añadir 120 mil, con lo que se estarían generando 60 mil empleos fijos”.

Dijo que con todas las dificultades existentes, los productos agrícolas han tenido en un año un aumento de precio en 80,62% en lo que respecta a raíces y tubérculos, y 58,26% en frutas y hortalizas.

En lo que respecta a Yaracuy, dijo, cada día hay menos hectáreas de siembra. “La entidad se destacaba por su producción agrícola. Ahora se produce poco maíz, al igual que la siembra de caña de azúcar, la cual cada día desaparece”.

“Es bueno que las amas de casa y la gente en general sepan que por culpa de un gobierno ineficiente es que no se consigue azúcar, ni harina de maíz, aceite o mantequilla, pues el Ejecutivo, con una política dirigida, destruye el aparato productivo del campo. No es que se equivocaron, es que quieren arruinarnos para que estemos de rodillas ante ellos, sobre todo en el aspecto alimenticio”, puntualizó Ochoa.

Noticia publicada en Yaracuy al día