Para solidarizarse con el estado de salud del periodista Leocenis García y buscar una reacción más enérgica de los distintos factores de la sociedad ante una actuación del gobierno que calificaron de “atroz”, Diana D’Agostino y María Lucía García acudieron a la Dirección General de Inteligencia Militar (DGIM).

D’Agostino aseguró que a pesar de todos los problemas que sufre Venezuela no se debe olvidar a quienes están retenidos sin tener garantía de los derechos humanos más básicos, haciendo referencia a la huelga de hambre que mantiene el Presidente-Editor de 6to Poder desde hace 14 días, de los cuales cinco se ha negado a ingerir líquidos.

“Estamos tan abrumados con la inseguridad, escasez, inflación y la corrupción que nos cuesta ver más lejos. Por ejemplo, el tema municipal no puede convertirse en una obsesión y estar por encima de la realidad nacional. No sigamos con la venda en los ojos, no solo las municipales son prioridad. Ayer fue Franklin Brito, hoy es Leocenis García y mañana podemos ser nosotros. Debemos alzar la voz y exigirle al régimen respeto al derecho a la vida” expresó la dirigente. 

Deploró la falta de transparencia en el debido proceso y la falta de garantías a su integridad física, dado que a la defensa y a la familia se les ha negado acceso al expediente.

Por su parte, María Lucía, hermana del controversial periodista, indicó que cualquier tragedia que le pueda ocurrir a su hermano el responsable directo es Nicolás Maduro.  “Leocenis está secuestrado por el Gobierno en los calabozos de la DIM porque se nos niega el acceso para verificar al menos su estado de salud”, y rechazó que no conforme con ello “la persecución que hay en su contra se ha extendido a familiares y amigos”

Visiblemente afectada aseguró que lo último que supo de su hermano fue a través de una llamada en que García le indicaba que había vomitado sangre.

Prensa Diana D’Agostino