Sin título

En el marco de la celebración del Día de las Madres, la Dirigente Nacional de Acción Democrática, Diana D’Agostino rindió homenaje a las mujeres que luchan por criar a sus hijos en la adversidad.

D’Agostino describió el ser madre en Venezuela como una tarea heroíca en medio de la crisis, inseguridad, escasez e inflación, expresó: “Ser Madre en la Venezuela violenta no es fácil, se vive con la angustia que produce la inseguridad y no se puede dormir en las noches hasta no ver a nuestros hijos sanos y salvos en nuestros hogares”

D’Agostino llamó a la reflexión a propósito de la ola de violencia que acaba día a día con la vida de los jóvenes: “Era ley de vida que los hijos enterraran a sus madres, pero con la revolución bolivariana es al revés, lo extraordinario, lo poco común se convirtió en algo cotidiano ya que en este país sin ley vemos como cada vez son más las madres que entierran a sus hijos. Justamente esas madres de los sectores populares son las más afectadas, de hecho cuando uno ve las cifras la mayoría de las víctimas que el hampa impune asesinó en estos 14 años de este Gobierno, el 80% cayó en los barrios, siendo el perfil de esas jóvenes de barrio. No existe dolor más grande para una madre que el producido por la pérdida de un hijo”. Sin embargo, también constituye un dolor inmenso atender a un hijo que ha quedado herido e incluso discapacitado por culpa de la violencia criminal.”

La dirigente política agregó que adicionalmente a la inseguridad, “la revolución bolivariana humilla a las madres al obligarlas a realizar una suerte de expedición diaria por los distintos mercados junto a enormes colas buscando comida para sus hijos, quienes en esta Venezuela del no hay crecen con déficit alimentario por la carencia de productos esenciales para el crecimiento y eso sin contar que haya necesidad de comprar medicamentos para algún hijo enfermo, situación en la que las madres corremos la misma suerte.”

D’Agostino no perdió la oportunidad para exigir libertad inmediata para los estudiantes detenidos y aseguró que “con el cambio del pensum educativo  de nuestros hijos el régimen también nos pone entre la espada y la pared ya que que busca ideologizar la formación educativa del futuro de nuestro país. En fin, ser Madre en esta Venezuela violenta, en la que reina la inseguridad, impunidad y el no hay, es casi un milagro,” concluyó.