El diputado opositor William Dávila, herido la semana pasada durante una sesión parlamentaria, denunció hoy que los legisladores contrarios al oficialismo son perseguidos en la Asamblea Nacional (AN) y pidió a los Parlamentos del mundo que se solidaricen con ellos.

La AN, dirigida por un “frente militarista”, en alusión a su presidente Diosdado Cabello, “agarró como estrategia la persecución generalizada y por supuesto comenzó con la agresión física contra no solamente a la persona de un diputado o varios diputados sino a la investidura parlamentaria”, señaló el opositor.

Dávila, del partido Acción Democrática, agrupación integrada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), tuvo que recibir 16 puntos de sutura en la cabeza por el impacto de un micrófono que alguien le arrojó en plena sesión.

Actualmente, según dijo hoy, está en “franca recuperación”, pero “eso no deja de lado hacer el señalamiento de la importancia que tiene para los parlamentos del mundo esta situación que está ocurriendo en Venezuela”.

Más acciones 

La semana pasada Cabello negó el derecho de palabra a los diputados que no reconocieran a Nicolás Maduro como presidente del país, llamándoles asesinos, y sacó de sus cargos de presidentes de comisión a los cuatro parlamentarios de la oposición que desempeñaban esa función.

Además, en las últimas horas ha amenazado con suspender el pago del salario a los parlamentarios que persistan en su postura.

Los diputados opositores no reconocen a Maduro secundando la postura de su líder, Henrique Capriles, quien según señaló ancohe se propone impugnar las elecciones.

Tras las elecciones del 14 de abril, en la que fue derrotado por unos 272 mil votos, según los datos oficiales, Capriles dijo que no aceptará los resultados hasta que se revise el 100 por ciento de los votos.

Lo que cree

Para Dávila lo que está ocurriendo en el Parlamento “es el comienzo de acabar por completo con la autonomía del Poder Legislativo”.

“Hago un llamado a todos los parlamentos del mundo, a los parlamentos de América Latina, del Mercosur, de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), los parlamentos europeos (…) para que efectivamente haya un pronunciamiento de solidaridad con el parlamento venezolano”, afirmó.

Afirmó que “los golpes de estado comienzan así”, y tachó la actitud de la dirección del Parlamento de “nazi y fascista”.

Información de EFE