01.04.14

El Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano calificó de irracional el uso de la represión y fuerza desmedida contra estudiantes y manifestantes y advirtió que estas situaciones van en contra del proceso de diálogo nacional iniciado en el país. “Sí el diálogo fracasa esto se lo llevó el diablo” recalcó.

 

“Criminal el acto irracional de pretender suspender el diálogo frente al cálculo político y la presión de factores extremos que se oponen a resolver el problema político del país por la vía pacífica, no entendemos el porqué de expresiones de exacerbado uso de la fuerza contra los estudiantes ante hechos que no ameritan las dimensiones expresadas en los actos acaecidos en los últimos días”, explicó Edgar Zambrano.

 

El parlamentario por el estado Lara destacó que los actos de represión alejan al país del camino del diálogo y el entendimiento y lo empujan hacia el sendero de la violencia, hechos que deben evitarse a toda costa. “Desde todo punto de vista constituye un desafío realizar cualquier cantidad de esfuerzos por la paz. No tiene ningún sentido lamernos las heridas luego de las guerras, enterrar las generaciones del futuro en un luto programado que abandona toda lógica posible”, apuntó.

 

El también Vicepresidente de Acción Democrática dejó claro que “la política no puede constituirse en un acto permanente de cobro de facturas históricas, en actos de venganza donde prevalecen los odios y frustraciones acumuladas cuando el objetivo del diálogo es desactivarlas finiquitando los procesos en tiempo y espacio, con las herramientas proporcionadas para la construcción de la paz, donde el elemento del diálogo forme parte permanente como factor incluyente en la solución  del conflicto nacional”.

 

Zambrano hizo un llamado a deponer las actitudes hostiles y a trabajar comprometidos en el proceso de diálogo nacional como camino para solucionar las diferencias que han dividido al país en estos últimos 15 años. “La continuidad inteligente debe prevalecer en protección de la mayoría nacional, convertir en insolvente todo acto que promueva la violencia proteger con nuestras acciones la vida de las nuevas generaciones, proyectar en el diálogo el futuro de nuestros jóvenes, haciendo de las políticas públicas el componente  eficiente  para evitar la réplica constitucional, canalizando en el diálogo propositivo la protesta civil a tenor del artículo 68 constitucional y del título tercero, capitulo primero, articulo 19, en protección de sus derechos humanos”.

 

Destacó que “el diálogo no puede perecer por inacción de una de las parte, el compromiso democrático es superior a la primacía de uno u otro, lo perfecto es enemigo de lo bueno, recordando lo establecido como numeral primario en la resolución de conflictos”.

 

Edgar Zambrano finalizó indicando que “el diálogo es un proceso incluyente de respeto y consideración entre las partes, en el que priva el reconocimiento del otro sin matices de ningún tipo que desconfiguren el sano propósito de todos los venezolanos”.