El Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, consignó en el Palacio de Miraflores una nueva solicitud de audiencia para abordar el tema de los prisioneros, exiliados y diputados sometidos a persecución judicial, con el Presidente Encargado de la República, Nicolás Maduro.

“Consideramos pertinente retomar el planteamiento ante el Ejecutivo Nacional solicitando formal audiencia al Señor Presidente Encargado de la República, una vez que finalizaron los hechos sobrevenidos que impidieron la eficiencia de las gestiones iniciadas en el mes de noviembre pasado relacionadas con la liberación de prisioneros, regreso de exiliados y fin de la persecución judicial contra un grupo de diputados principales y suplentes de la Asamblea Nacional”, explicó el parlamentario en las afueras del Palacio de gobierno, quien recordó que fue justamente Nicolás Maduro, quien para el momento ejercía los cargos de Vicepresidente y Canciller de la República, el comisionado por el entonces Primer Mandatario Nacional, Hugo Chávez Frías, “quien en la primera reunión de trabajo manifestó su disposición y voluntad para operar las resoluciones necesarias ante el planteamiento realizado”.

Zambrano recordó que en diversas oportunidades el Presidente Chávez emitió opiniones sobre el tema, entre ellas la relacionada con la debida atención a la salud de quienes estaban padeciendo enfermedades, no sólo de prisioneros sino también de un grupo importante de exiliados. “El Presidente Hugo Chávez informó a los venezolanos que se había entregado a la ciencia con la voluntad de vivir, hecho que en similares circunstancias aplica para quienes en prisión y fuera del país padecen enfermedades terminales. El propio Presidente adujo que las enfermedades terminales son asociadas al fin de la vida, lo que sin duda alguna establece toda una lógica en correspondencia con una conducta desarrollada en protección del sagrado derecho a la vida”, comentó a la vez de sugerir la instrumentación de todos los mecanismos que puedan impulsarse a través de sistema judicial en protección de los derechos humanos y demás vías que apliquen para lograr la atención a la salud, como las facultades que otorga la Constitución al Poder Ejecutivo, en cabeza del Presidente de la República, además de las resoluciones que aportan de estricto derecho los operadores de justicia.

El diputado por el estado Lara en la AN también mencionó otra de las intervenciones públicas del Presidente Chávez del año 2011, en la cual expresó textualmente “seamos diversos, no dogmáticos”, lo que interpreta como el establecimiento de la voluntad explícita del Jefe de Estado para ese entonces, en todo lo relacionado para la implementación y activación de los mecanismos de diálogo nacional auspiciados por el propio Presidente.

“Consideramos que es el momento indicado para que el Ejecutivo Nacional, en cabeza del Señor Presidente Encargado, Nicolás Maduro, honre la memoria del Presidente Hugo Chávez, instaurando las bases de ese diálogo nacional en el cual de los casos de prisioneros, exiliados y diputados sean resueltos como entendemos fue la intención del Presidente de la República en una decisión tomada para el 16 de diciembre de 2012”, afirmó.

De igual forma el también Vicepresidente de Acción Democrática hizo votos porque la campaña electoral no se traduzca en un nuevo factor que ocasione el retraso en la toma de decisiones. “Entendemos que perfectamente la campaña puede avanzar por su lado y la instrumentación del diálogo puede concretarse al margen del evento comicial del 14 de abril. No hay razón necesaria para no iniciar el diálogo en términos perentorios, adicionando igualmente no pueden convertirse en  protagonistas los radicales que castigan una decisión favorable del Ejecutivo”.

Sostiene que alejarse del diálogo acerca la violencia. “No existe ninguna razón valedera para ceder ante los radicalismos que fingen defender decisiones de carácter colectivo e ideológicas, los riesgos calculados en política, cuando se trata  de la defensa de la defensa y protección de los derechos humanos, se traducen en un delito de lesa humanidad”, concluyó.