El parlamentario elevó en nombre de la fracción opositora en la AN su protesta ante la manera como han tratado a las víctimas de la tragedia de Amuay

A un año de la explosión en la Refinería de Amuay, donde perdieron la vida 42 personas, el diputado a la Asamblea Nacional Eliézer Sirit señala que la situación sigue siendo crítica debido a que los trabajos de recuperación han sido lentos y el deterioro avanza aceleradamente en la industria petrolera ante los ojos indolentes de un gobierno que “sólo busca culpar de todo a la oposición”.

Sirit dijo que el Centro Refinador Paraguaná se ha convertido en “un sitio de alto riesgo para los que laboran diariamente”. “Sobre este hecho sin precedentes en la historia del país, una de las refinerías más grandes del mundo, no hay respuestas, sólo las declaraciones irresponsables del propio presidente de la República, Nicolás Maduro, que habla de sabotaje supuestamente en contra de la patria”, dijo.

El asambleísta recalcó: “Si la tragedia obedece a un sabotaje, entonces el primer saboteador es el gerente del CRP y el presidente de PDVSA y ministro de Energía y Petróleo”. De quienes dijo que la impericia y la negligencia han permitido que no sólo esta refinería, sino la red de refinación en el país esté en estado calamitoso.

“A un año de lo ocurrido en Amuay, muchos de los afectados no han sido indemnizados, y los que sí han sido engañados por la estatal petrolera y el gobierno debido a que aún se desconocen los informes técnicos que permitan establecer cuál es el monto que realmente le corresponde a cada víctima de acuerdo con la investigación realizada por la Comisión de Energía y Petróleo de la AN, que indica que tales indemnizaciones están muy por debajo de lo que el gobierno nacional otorgó”, replicó Sirit.

Asimismo, elevó en nombre de la fracción opositora en la AN su protesta ante la manera como han tratado a las víctimas de la tragedia de Amuay y la suspensión de pensiones a jubilados de PDVSA por estar aún habitando en Campo Médico, indicó Sirit. Para él, todo esto evidencia la arbitrariedad de un gobierno que “se dice socialista y tiene actitudes fascistas”.

Lisbeth Barboza

Información publicada en www.nuevodia.com.ve