henry-ramos-allup

El secretario general de AD, Henry Ramos, afirma que los resultados reflejados en la encuesta realizada por Datos son muy desfavorables para el gobierno de Maduro. En ella se advierte que al asumir éste la presidencia, el gobierno cayó en picada por los graves problemas surgidos de su nefasta política económica.

Consulto la encuesta Datos, cuyo trabajo de campo se efectuó entre el 28 de febrero y el 2 de marzo del año en curso, cuando las cifras de muertos, heridos, detenidos, torturados y escasez de productos básicos no habían llegado a las cotas de hoy. La muestra de ochocientas entrevistas con cobertura del 30% de la población del país y confiabilidad del 95%, arroja resultados que transcribo y que, a ojos vista, traducen lo que todos percibimos en la atribulada cotidianidad de la Venezuela de la V República.

     De los encuestados, el 27,1% se identificó como pro-gobierno y el 43.7% como pro-oposición. Un 27% aprecia el país positivamente, en tanto que el 72% lo percibe negativamente. El 57% afirma que su situación económica es peor que hace un año, 25% estima que es igual y un 17% dice que es mejor. El 54% cree que su situación empeorará en los próximos seis meses, 19.4% cree que será mejor y 19% piensa que será igual. Entre los problemas más sentidos por los encuestados, el desabastecimiento y la escasez ocupan el primer lugar (30.5%) y muy de cerca la inseguridad y la delincuencia (29,1%).Un 23,6% estima que el gobierno está haciendo una labor positiva para los ciudadanos, un 21% cree que no es ni positiva ni negativa, mientras que el 51% evalúa su gestión como negativa.

         Para el universo consultado, el gobierno es el principal responsable de la escasez (53%) y de la falta de dólares para importarlo que hace falta (66%), así como también del alto costo de la vida (52%) y de la inseguridad (50%). El 47% cree que el gobierno puede resolver los problemas del país y el 46,5% no lo cree. El 87% opina que el gobierno debe rectificar sus políticas y ese mismo 87% cree que el gobierno y la oposición deben llegar a acuerdos a través del diálogo. Un 46% estima que deben mantenerse las protestas de calle y un 42% que no deben mantenerse. Sobre dichas protestas un 45.4% se informa a través de la televisión de señal abierta y el 41,3% por las redes sociales. El 30% cree que la actuación de la FANB ante las protestas ha sido “proporcional y acertada” y el 61% expresa que ha sido “desproporcionada y desacertada”.

         Un 41,9% piensa que Maduro es el líder del oficialismo y que manda en Venezuela (36,6%), en tanto que 23,3% piensa que el líder es Diosdado Cabello y un 18,9% aprecia que el presidente de la AN es quien manda. En este rubro, un 12,5% opina que gobiernan los cubanos y el 9,1% que lo hace el pueblo.

        Un 46,4% aprecia que en Venezuela hay una democracia y un 42,5% que hay una dictadura. El 69% estima que la oposición debe mantenerse en el camino constitucional para cambiar el gobierno y el 64% piensa que hay que salir de él lo antes posible pero por vía constitucional. Así también (pregunta espontánea) un 70,8% piensa que Maduro puede ser sustituido por elecciones y un 22,1 % que no puede cambiarse por ese medio. La posibilidad de sustitución por golpe de Estado no aparece con porcentaje alguno.

Sin duda, la encuesta refleja resultados sumamente desfavorables para el gobierno. Destaca que desde el advenimiento de Nicolás Maduro a la presidencia por un estrecho margen, según los resultados oficiales del 14 de abril de 2013 emitidos por el CNE (223.599 votos/1,49%), a los ocho meses el oficialismo obtuvo un rotundo triunfo en las elecciones municipales del 8 diciembre de 2013 (alrededor de un millón de votos y diez puntos porcentuales). Y casi inmediatamente después cayó en picada abrumado por problemas derivados de una nefasta y ya infinanciable política económica, cuyos reflejos en términos de descontento han hecho del país un teatro constante de manifestaciones, unas pacíficas y otras violentas, que nos han mantenido en suspenso durante los últimos dos meses.

¿Quién ha ganado en la coyuntura? Estimo que no se puede medir en términos de triunfo o derrota del gobierno o de la oposición: creo que ha perdido el país. Venezuela se mantiene en dos bloques polarizados (y en esto llevamos 15 años) por el deletéreo discurso que Chávez le inoculó al país dividiéndonos criminalmente en enemigos mutuamente heridos y aparentemente irreconciliables. Cuánto tiempo medido en generaciones nos llevará recuperar la Venezuela de convivencia y esperanzas, de progreso, de desarrollo, de movilidad social que una vez tuvimos nadie lo sabe. Lo que sí puedo asegurar es que Chávez le sacó a cada venezolano lo peor que tenía por dentro y reprodujo la nefasta enseñanza de la peor y más abominable parte de la historia venezolana a la que convirtió en ideario de redención de muchísima gente que cayó cada vez más abajo en el abismo insondable de la dependencia. No todos los muertos pueden descansar en paz.

@hramosallup