El gobierno ha hecho del tema de la gorra tricolor de Capriles Radonski un punto fuerte dentro de la agenda informativa. Eso ha hecho que muchas personas se hayan quedado debatiendo la pertinencia, o no, que el candidato unitario se deje o se quite la fulana gorra.

Pues bien, mientras algunos riñen por este tema, este humilde cronista prefiere recordar a sus lectores las promesas que el comandante presidente ha incumplido, para dejar claro que no es una gorra lo que nos obliga a salir de este gobierno oprobioso.

Debe advertirse que son demasiadas las ofertas que ha hecho Hugo Chávez que no ha, siquiera, hecho el intento de cumplir. Pasamos a recordar algunas que me vienen a la memoria mientras escribo este artículo.

El presidente ofreció diez mil “casitas chinas”. También ofreció una red nacional de ferrocarriles en el año 2001, y reiteró dicha promesa hace poco más de un mes, siendo solo el tren Caracas-Valles del Tuy el que se encuentra operativo, y estando las vías del tren que pasa por la autopista Regional del Centro en las mismas condiciones que en 2003. De la ruta de la empanada no quedó ni un poco de masa. Ni que decir del eje Orinoco-Apure. Los cubanos iban, supuestamente, a ayudarnos a construir una serie de centrales azucareros, y de ello solo quedó un galpón abandonado en Apure, que es el Central Azucarero Ezequiel Zamora, uno de los monumentos a la corrupción más grande de este gobierno. ¿Qué fue de las plantas de cemento que construiría Venezuela junto con los iraníes? De eso ni rastro. Con los mismos iraníes se iban a construir unas plantas de maíz y unos carros con la empresa Veneauto. De hecho, si la memoria no me falla, se firmó un convenio de cooperación y se entregó una cantidad importante de dinero. Pues no he visto ni uno solo de esos carros. Solo se ve escasez de vehículos en los concesionarios.

En 2004 anunció que se eliminaría totalmente la importación de textiles y se producirían computadoras, vehículos, línea blanca, televisores, neveras, lavadoras y mobiliario. Eso quedó, evidentemente, en la nada. Otra mentira más.

De la vida de los Fundos Zamoranos no se sabe. Mucho menos de los cultivos oligopónicos ni los gallineros verticales. Menos mal.

¿Y que pasó con el saneamiento del Rio Guaire? Tuvo que salir hace un par de meses la inefable usurpadora del Distrito Capital, Jacqueline Farías, a decir que eso había sido una broma, un chiste del presidente Chávez. Por el contrario, el chiste son ellos.

El Metro de Maracaibo no pasó de ser una ilusión. El de Valencia funciona a medias apenas. Y el de Caracas tiene cuatro líneas en proyecto. Pero solo eso, puro proyecto. Salvo la línea que va a Los Teques, aquí no ha habido nueva vía subterránea operativa en beneficio de los usuarios caraqueños. Por el contrario, tienen tres años discutiendo si colocarán una estación en la zona de Las Mercedes, porque algunos alegan que el Metro de Caracas no debe llegar ahí, porque eso es una zona de clase media alta y todos tienen carro en dicha zona. No lo digo yo, lo dijo el presidente del Metro, el señor El Troudi.

También recuerdo claramente que el presidente prometió crear cincuenta nuevas universidades. Una de ellas, por cierto, en la propia sede de Miraflores.

¿Y el proyecto de 1999 del presidente para destrabar el aparato productivo, para reconstruirlo, impulsar un modelo económico verdaderamente diversificado, humanista, que genere empleo, valor agregado a la producción, diversificado y dejar de depender sólo de la variable petrolera? Al cierre del primer trimestre de 2012, el petróleo aporta 95 de cada 100 dólares que ingresan al país, las importaciones representan 32,6% de la oferta global versus 18% en 1997 y 9 de los 16 sectores que componen la manufactura producen menos que en 1997.

Esto es apenas una mínima muestra de todas las promesas hechas por Hugo Rafael Chávez Frías, de las cuales no ha cumplido ni una. Yo ya se que hacer el 7 de octubre para que no me sigan viendo la cara de pendejo. Estoy seguro que, usted, amigo lector, también sabrá que hacer ese día.

Manuel Rojas Pérez

Responsable Nacional de Capacitación y Doctrina de AD