El 19 de octubre de 1945 se constituye la Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Rómulo Betancourt, Acción Democrática pasa así a tomar un papel preponderante, constituyendo tres años de gobierno que marcaron un hito democrático y revolucionario para la nación. El 19 de octubre del 2013 sesenta y ocho años después la Juventud adeca conmemora distinguida fecha y expone al país su manifiesto “Los Hijos de la democracia, la Juventud de Acción Democrática al país” documento de carácter político-doctrinario-ideológico con el cual decidimos asumir la vanguardia política nacional.

Poli clasista, antiimperialista, nacionalista y revolucionaria; esta juventud adeca reafirma sus elementos doctrinarios, y expone los valores que nos guían: libertad, igualdad y la solidaridad. Ideológicamente somos social demócratas e incansables luchadores por la democracia. Somos una juventud sembrada en todo el territorio nacional, con estructura en los 24 estados del país y los 335 municipios, con un movimiento estudiantil consolidado en distintas universidades que encabeza cinco casas de estudio y con movimientos influyentes en el resto. Somos una juventud consiente del peso histórico que cargamos, la generación del 28, ORVE, ARDI, PDN, Rómulo Gallegos, Alberto Carnevali, Ruiz Pineda, Andrés Eloy Blanco organizaciones que antecedieron a nuestro partido y figuras que construyeron la democracia patria con su sangre, con sus palabras, con su puño y letra, con su acción. Un partido que gobernó durante los mejores años del país, y que durante sus gobiernos, Rómulo Gallegos, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Carlos Andrés Pérez I y II, Jaime Lusinchi, tuvo Venezuela el mayor desarrollo en todos los sentidos. En cualquier sector, o de cualquier forma esta juventud sabe que las mejores gestiones y los mejores gobiernos fueron los de los adecos, forjadores de democracia, desarrollo e instituciones solidas. Pero no nos conformamos con todo lo heredado, esta juventud se compromete a retomar la vanguardia, asumir el compromiso y desplegarse por todo el territorio nacional para generar conciencia y construir una fuerza mayoritaria, que luche contra todo militarismo autoritario.

Esta juventud termina su manifiesto, promoviendo el dialogo nacional, consiente que es necesaria una gran reconciliación, para que todos los sectores y fuerzas vivas del país, puedan generar un acuerdo y por fin retomar la senda del desarrollo y la prosperidad nacional.

Y como reza nuestro himno “Adelante a luchar milicianos, a la voz de la revolución”… La verdadera revolución, la democrática Publicado por Juan Requesens