Cuentan que la legendaria primer ministro israelí Golda Meir, en su primer día de gestión al recibir parte del Ministro de la Defensa con una relación de caídos en combate, le exigió:“A partir de ahora no quiero números cuando me presente informe de nuestros soldados dados de baja en la guerra. Sean muertos, heridos o prisioneros, quiero saber sus nombres, ver sus fotografías, conocer de sus familias,  sus madres, sus hijos. Cada uno de ellos es o fue un ser humano que debemos recordar como tal.”

En la ya larga lucha del pueblo venezolano por democracia plena, libertad, respeto a los derechos humanos y solución a la crisis recurrente que a todos afecta, se cuentan por decenas las víctimas, por centenares los heridos, por miles los prisioneros o desterrados.

Nombres como Génesis Carmona, Geraldine Moreno, Basil Da Costa, Alejandro Márquez, asesinados con 40 más durante la jornada de protesta en el 2014, Bryan Principal, Carlos Moreno, Paola Ramírez, Neumar Sanclemente con 19 más en lo que va del mes de Abril del 2017, tienen historia propia, hermanos, amigos, que hoy les lloran por la tragedia que acabó con sus vidas.

Pasa igual con los presos, 144 a la fecha con carácter político según el director del Foro Penal algunos de los cuales cumplen dentro de poco 15 años encerrados y entre los que contamos a Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos. A estos suman 538 venezolanos detenidos en las últimas horas por el solo hecho de reclamar respeto a la Constitución Nacional, 32 de estos privados de libertad por decisión judicial mientras que los otros esperan por fiadores, audiencias de presentación o les fueron dictadas medidas cautelares.

Entre los privados de libertad Yoel Bellorin.

Junto con 17 monaguenses, Yoel fue apresado en el centro de Maturín el pasado 19 de Abril y con 6 de ellos fue  presentado a la 1 de la madrugada del  sábado 22 en los tribunales. La acusación es imposible que fuese más burda: según nota de prensa le encontraron encima una granada fragmentaria, bombas molotov, capucha,  mascara antigás y cauchos. La detención de Yoel se hizo a la vista de centenares y junto con testigos hay fotos y videos que muestran como le llevan sin nada en la mano. Yoel es un profesional reconocido y respetado, profesor de la Universidad de Oriente, bordeando los sesenta años, con problemas de salud que no mellan su espíritu contestatario, defensor  de la paz y el  dialogo.

De acuerdo a testimonios confiables, Yoel ha sido maltratado física y psicológicamente, lo han amenazado hasta el cansancio pero se ha mantenido firme. Le propusieron que grabara un video donde inculpara al exgobernador Call y a mí como promotores de la violencia y naturalmente se negó; como se ve que los carceleros no conocen  de las virtudes y el coraje de un hombre excepcional como lo es Yoel Bellorin.

Ahora tenemos otro motivo más de lucha. Por Yoel, a quien queremos y admiramos, nos esforzaremos todavía más.

Como cuando fuimos estudiantes Yoel:“presente y siempre consecuente.”

@luisemartinezh