A cerca de una semana de los hechos registrados en el Internado Judicial de Vista Hermosa, las autoridades “olvidaron” el alcance de lo ocurrido, esgrimiendo que no se registraron heridos ni víctimas fatales, de acuerdo a lo expresado por Luis Silva, secretario general de Acción Democrática (AD) en Heres, aseverando que “falta voluntad política por parte de las autoridades competentes, quienes pese al evidente arsenal en el internado, se han hecho de la vista gorda para emprender una requisa, más aún si hay acciones violentas en flagrancia”, subrayó.

“Una vez más la dura realidad de la vida se encarga de desmentir a diario las fantasías del gobierno nacional. La seguridad del país se ha escapado de las manos de las autoridades que insisten en crear historias que ya los ciudadanos no se creen”.

Recordó que el mes de julio ha sido crítico en la capital bolivarense, en donde el número de homicidios se ha incrementado y los atracos a periódicos, hoteles e incluso atracos personales y hasta un secuestro. A lo que se suma la intensa balacera en la cárcel que no dejó heridos “porque Dios debe ser guayanés”.

“Si este gobierno no es capaz de desarmar en un espacio a mil 400 hombres confinados, con qué cara le hablan al país de desarmar a la ciudadanía y de preservar la seguridad de los venezolanos”. Apuntó que ninguna autoridad castrense fue destituida ni nadie se hace responsable de la cantidad de municiones, que con la complacencia de esas mismas autoridades, ingresan al recinto carcelario, desde donde además se gestionan distintos hechos delictivos sin que las autoridades encargadas de la solución le pongan el cascabel al gato.

“En buena parte de los delitos que se cometen en el país, sus autores intelectuales están privados de libertad, situación por la que el Gobierno poco o nada ha hecho, enfatizó”.

Dijo que más allá de pensar en reubicar el internado, como fue solicitado por distintos bolivarenses esta semana, se debe aclarar que pasó con la sede de Marhuanta, en la que el ex presidente Hugo Chávez puso la primera piedra y se habló incluso de un adelanto del 15% de la obra. S

ilva propuso que una vez sea reubicada la cárcel, en su lugar debería construirse un parque para la Vida y la Paz, como una especie de homenaje para que en el sitio donde hoy reina la muerte y la violencia, se celebre la vida y se rinda culto a la paz.

Larisa Avella Castro

Información y fotografía cortesía de www.nuevaprensa.com.ve