“La OEA tiene un papel importante en coadyuvar a prisioneros y exiliados realizando, a través de la protección de los derechos humanos una intermediación ante las instancias del Ejecutivo Nacional, que promuevan sensibilizar la decisión que debe tomar el Ejecutivo a través de las facultades presidenciales, el Legislativo a través de la promulgación de la ley y los operadores de justicia concediendo las medidas que de estricto derecho corresponden a los prisioneros , siendo importante señalar los acuerdos y pactos internacionales suscritos por el Estado venezolano, son leyes de la República”, sostuvo el parlamentario quien estuvo acompañado del también diputado de la AN, Rodolfo Rodríguez.

Zambrano insistió en el tema de los prisioneros y exiliados que presentan complicados estados de salud, a quienes una decisión enmarcada en la legalidad del país les permitiría el reencuentro con sus familiares y enviaría señas de genuina apertura al diálogo. “La distancia entre el Ejecutivo Nacional y estos compatriotas, está medida por la voluntad política y democrática ejercida por las partes, actuando sin reservas, concretando inteligentemente cómo resolver un problema convertido en petitorio nacional dadas sus connotaciones humanitarias”.

La resolución de estas decisiones humanitarias a un grupo de exiliados en graves condiciones de salud, la liberación de los prisioneros enfermos, en concordancia con el planteamiento realizado por el Presidente de la República en cadena nacional, el 17 de julio del año 2011, así como durante el llamado a diálogo nacional en los momentos previos a las elecciones del 7 de octubre, según el también Vicepresidente de AD, llevaría al replanteamiento de la política nacional como hecho imperativo para la instauración de un diálogo marcado por la reconciliación nacional.

En su visita a la sede de la OEA, el diputado Edgar Zambrano conversó nuevamente con los jóvenes estudiantes que permanecen encadenados y en vigilia, como forma de protesta desde hace 23 días.

Prensa AD