Antes del  7 de Octubre pasado  hablamos de los Vientos de Cambio, que soplaban en cada una de sus visitas a pueblos, la realización de sus visitas casa por casa y que en cierto modo, no por OPTIMISMO, nos presagiaban ese cambio que hoy, todavía subyace en el sentir de un pueblo que se siente defraudado por el resultado electoral  y, por supuesto, donde se le extiende el mandato al Comandante-Presidente por seis años más.

Quienes se dedican a la política, saben y entienden, que en una Campaña Electoral intervienen ciertos factores que van íntimamente ligados al éxito o nó de ese propósito, de tal manera que a titulo de ejemplo podríamos señalar entre otros:  una buena dirección, un buen coordinador que permita la formación de equipos que interactúen para el diseño de una campaña exitosa, por supuesto con los siguientes ingredientes de un buen candidato, con imagen, que tenga mensaje, acompañado de una oferta y/o proyecto electoral, que enganche al electorado, su planificación estratégica, las etapas de la campaña para el desarrollo de las actividades y por supuesto la formación y estructuración de un equipo muy específico que permita establecer el compromiso de quienes formaran el PADRÓN ELECTORAL, tarea nada fácil por cierto. Éste, a mi juicio, no sólo es vital, sino que es de suma importancia. ¿De qué vale el esfuerzo de la conquista del voto, de una buena oferta electoral, de un candidato que genere emoción, pasión y consiga apoyos, si al final del día, estos VOTOS NO SE DEFIENDEN?.

Y no, porque no seamos capaces, pienso que somos capaces de eso y mucho más. No se defienden, y es la historia que nos ha pasado en todos los procesos realizados de 1.999 en adelante. Nuestra presencia física en todos y cada uno de los centros de votación no se ha efectuado al 100×100 %. Los análisis verificados a los procesos anteriores, nos indican que en el mejor de los casos, antes del  7 de octubre, fueron las elecciones pasadas y solo completamos el 79 % del Padrón Electoral a Nivel Nacional. Muchos actores hablaron sobre este proceso y daban cifras astronómicas sobre la cantidad de testigos que teníamos en todo el territorio nacional.

Hoy  se dice que nos faltaron en unas mesas. De ahí el PESIMISMO. Mientras no tengamos actores que con seriedad, y en algo tan delicado, como el futuro del país, no se asistan de equipos multidisciplinarios -que los hay- que con criterio político y operacional conocen y con sobrada experiencia la conducción, manejo e instrucción de los testigos electorales, que permitieran no sólo la presencia física en las mesas, sino lo que implica un conjunto de acciones alrededor del centro de votación que deben ser asistidas y atendidas.

Ya saldrán, quienes explicarán, con argumentos tirados de los pelos, pero en lo que a mi concierne, y revisando los resultados dados por el CNE, hasta el 97 % de las actas, la oposición no logró sino el 74 % de presencia en el PADRON ELECTORAL NACIONAL. De aquí la REALIDAD, tal como en procesos anteriores, solo esperamos que esta realidad sea analizada, considerada, para ver si en el futuro no nos tomamos la misma medicina.

Gretzky González

Miembro de Fundaleoni