“A lo largo y ancho del estado las necesidades de los yaracuyanos son muchas. Día tras día vemos a vecinos de todos los municipios denunciando graves carencias, ellos coinciden en que tienen años esperando soluciones pero éstas no llegan, mientras tanto el Gobierno anuncia planes y programas que sólo se quedan en ofrecimientos”.

 Así lo expresó el parlamentario del Consejo Legislativo del estado Yaracuy, Jesús Peña Gutiérrez, quien indicó que han sido muchas las promesas que los gobernantes han hecho al pueblo durante los últimos 14 años, las cuales han etiquetado de diferentes maneras: Plan Bolívar 2000,  Eficiencia o nada, Tres R: revisión, rectificación y reimpulso; Plan Simón Bolívar, Plan de la Patria, entre otros muchos, siendo el más reciente el tan nombrado gobierno de calle.

“Ante todo esto, nos preguntamos: ¿han sido efectivos todos estos planes?  Es evidente que no, sobre todo en lo que respecta a los servicios públicos, tal y como lo he palpado en los recorridos que he hecho en los municipios, donde los clamores de la gente son recurrentes”, dijo.

Peña Gutiérrez, también miembro de la dirección regional de Acción Democrática (AD), recordó que prácticamente en todos los municipios el suministro de agua es irregular; “ésta es una inmensa deuda que el Gobierno tiene con la población, ya que en lugar de ver solucionado el problema, cada vez son más los sectores que se suman a la lista de comunidades sin gozar con el vital líquido por tuberías.

No conforme con esto, son muchos los sectores que no tienen cloacas, por lo que las viviendas tienen pozos sépticos que están colapsados, lo que representa un grave problema de salud pública que padecen familias repletas de niños”, añadió.

 Señaló el legislador que todos los días voceros de consejos comunales denuncian deficiencias de alumbrado público, necesidades en escuelas, pésima vialidad, falta de canalización en afluentes lo que hace temer inundaciones, así como hacinamiento en viviendas. “Son graves problemas que parece que nunca se van solucionar. Se trata de yaracuyanos que necesitan contar con la ayuda del Gobierno, pero no como se viene haciendo con la compra de conciencias, se trata de ejecutar obras para mejorar su calidad de vida”.

“Ahora de nuevo se anuncia una cuantiosa inversión, una promesa que, más que cubrir necesidades, se ajusta a un nuevo periodo electoral en el que abundan los ofrecimientos, esos que se vuelven irrealizables tal y como ha sucedido en los últimos 14 años.

Ante este panorama es justo construir entre todos el proyecto que Yaracuy necesita para lograr su ansiado desarrollo, no dejemos que nos engañen una vez más. No nos concentremos en una diatriba que nos distrae, que nos aleja del objetivo; entre todos encaminemos el progreso, ya basta de liderazgo que sólo buscan el beneficio propio, no colectivo.

Prensa AD Yaracuy