El CEN de AD, ha puesto a circular una cuña publicitaria cuyo principal slogan reza: ¡Vente pa’ tu casa! Este leit motiv no fue escogido al azar, ni se trató de la ocurrencia de algún dirigente o militante del partido, sino producto de concienzudos sondeos de opinión elaborados por cientistas sociales contratados para tal fin.

En esos estudios sociológicos se concluyó que la mayoría de los entrevistados, hoy militantes del PSUV, integraron en el pasado las filas de AD y, a la pregunta formulada sobre su futuro político, la mayoría de ellos se mostraron reticentes a mantenerse al lado de un gobierno que sienten los ha traicionado y, eventualmente, regresarían a su anterior militancia si sienten el llamado de sus compañeros de siempre.

Esta es la razón de la consigna, veamos ahora las señales y el significado de quienes participan en la cuña: son los cuatro sectores que representan las columnas en que descansa la estructura de la organización; a saber: la mujer, el trabajador, la juventud y la abuela que simboliza la  historia, llena de lealtad y consecuencia con el partido del pueblo: “si en el cielo se vota: allá…voto blanco!

Es una publicidad que manifiesta la entrañable sintonía de los sectores populares con la organización política que desde su nacimiento no ha hecho otra cosa distinta que luchar por las reivindicaciones de los más humildes. Acción Democrática, como dijera Rómulo Betancourt, nació para hacer historia, pero siempre al lado de los desheredados de la tierra.

En efecto, antes del nacimiento de AD, ya en el año 1.932, Rómulo con tan sólo 24 años de edad decía en su opúsculo “Con quién estamos y Contra quién estamos: “Si contra lo que signifique, hoy o mañana, arbitrariedad y explotación insurgimos, es interpretando lealmente las apetencias populares, las necesidades y anhelos de la multitud. Con ellas estamos. Con las clases explotadas, con el camisa-de-mochila, con el pata-en-el-suelo, con las peonadas de los hatos, con los siervos de los latifundios cafetaleros, con los obreros de las petroleras, con los dependientes de las pulperías, con los medianeros de los ingenios, con el pequeño comerciante arruinado por la competencia capitalista, con el pequeño propietario absorbido por la gran propiedad, con el maestro de escuela y demás intelectuales proletarizados que a precios miserables venden su ciencia o sus cuartillas, con los soldados reclutados en leva forzosa, con el empleado público subalterno, con toda clase, en síntesis, integrada por nuestros hombres de músculo o de pensamiento que por salarios de hambre entregan su fuerza de trabajo al gobierno o a los patrones particulares, nacionales o extranjeros”.

Estamos convencidos, desde la acera socialdemócrata, que sólo un partido de ese pensamiento y esa raigambre social, fortalecido con el voto mayoritario de los más desposeídos, puede dar la batalla final, con éxito seguro, contra un régimen que pretende retrotraer a Venezuela a la época del comunismo hambreador decimonónico que fracasó en todos los países de la tierra donde fue gobierno; mientras, los pueblos orientados por la socialdemocracia son los únicos que han logrado salir del atraso y del subdesarrollo.

Así pues, joven y viejo de Venezuela: el partido de Betancourt, Gallegos, Andrés Eloy, Ruíz Pineda, Carnevali, Pinto Salinas, Prieto, Barrios, Carlos Andrés y tantos otros, que dieron su vida por la democracia y la libertad, te piden desde el fondo de la historia: ¡Vente pa´tu casa!

Antonio Ecarri Bolívar

Vice-Presidente de AD