2013111743347

Las circunstancias del país en estos días: protestas, marchas y guarimbas, muestran sólo la punta del iceberg de la realidad económica y social del país. Ya en un artículo anterior habíamos puesto de manifiesto la “opción preferencial por los ricos” que parece ser el motor de trabajo, el sentido y empuje del funcionariado público del régimen del presidente Maduro, a más alto nivel.

La corrupción es, sin duda, el eje “armonizador del régimen”, para desgracia de nuestro pueblo, del país y de nuestra historia patria del siglo XXI. Cada vez que se presenta un hecho de corrupción se menciona al pequeño funcionario “roba gallinas” pero nunca se conoce, ni aparece, ni es enjuiciada y desmantelada la red de corruptos que han demostrado durante 15 años de “robolución” que la V República vino para quedarse, conservando los más sofisticados mecanismos de hurto a la cosa pública.

Para joya de la corona tenemos a 599 empresas que recibieron 41.200 millones de dólares. El 11% de esas compañías absorbieron el 80% de las divisas, según palabras del propio vicepresidente del área Económica, Rafael Ramírez ante empresarios reunidos en Caracas en la llamada “Comisión de la Verdad Económica” o “Comisión de Paz en el área económica” llamada así por el oficialismo.

Casualmente el monto “sustraído de las reservas” coincide con el paquete de austeridad de 41.200 millones de dólares planeados para el período 2011-2015 según las medidas de ahorro, más la privatización de empresas públicas por valor de 72.000 millones. (sic. El Universal, 04.07.2011). En verdad que con la “robolución” avanzamos a paso de vencedores, durante el gobierno del “finado comandante eterno”.

Dentro del esquema del diálogo de paz, pareciera que el Gobierno habría respondido así a la demanda de Fedecámaras y de la MUD divulgando la lista de las compañías que recibieron dólares preferenciales que habrían desfalcado al Estado con 15.000 millones de dólares a través de empresas consideradas “fantasmas”. Sin responsables no podrá haber nunca reconciliación. Por ello, no sólo es relevante cuáles son las empresas o seudo-empresas que fueron “beneficiadas” por el régimen. Es importante aplicar sanciones judiciales y administrativas a quienes desde el ejercicio del poder otorgaron “fraudulentamente” dichas divisas.

En deuda externa sólo por vía de la financiación de China a Venezuela a través del llamado Fondo Chino-Venezolano llega a los 40.000 millones de dólares, según una fuente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) que administra el mecanismo financiero (VTV, 14.01.2014).  Una cifra que duplica las Reservas Internacionales de Venezuela que para el 14 de enero se llegaban a más de 20 mil millones de dólares según publicó el Banco Central de Venezuela. Si bien este fondo es aplicado a inversión en infraestructura, no es menos cierto que, sin una función contralora adecuada, por la Asamblea Nacional, a través de diputados opositores, se convierte también otra posible fuente oculta de financiamiento irregular.

Falta mucho camino por recorrer para la reconciliación nacional. El Maestro Jesús, mientras sus discípulos hacían caridad con los más necesitados expresó: “…siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis… (Mc. 14,7)”  Lo mismo han expresado altos personeros del régimen y, al paso que vamos… ¿…a los corruptos también…?

 

 El autor es Economista, Master en Planificación del Desarrollo Económico y Doctor en Ciencias Económicas y Administrativas.

@rafaelmartinezn

@proyecto_pais