El pasado domingo 25 de mayo de 2014, Venezuela vivió dos elecciones municipales, en el municipio San Diego, del estado Carabobo y, en el municipio San Cristóbal, en el estado Táchira. Los procesos fueron convocados tras la destitución y encarcelamiento de los alcaldes opositores electos en ambas ciudades. Los motivos expuestos, artificios jurídicos a fin de generar su salida inmediata del cargo de alcaldes y su inmediato encarcelamiento. Lógicamente, el fin de estas medidas pretendía generar desestímulo en las bases opositoras al régimen y, servir de escarmiento al resto de las autoridades de nuestras entidades locales.Mientras, el régimen presenta “entre gallos y medianoche” un proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial ante la Asamblea Nacional, con miras a concretar un modelo político alejado del pueblo y vinculado al “poder comunal” que no es más que una propuesta de “democracia tumultuosa” basada en consejos comunales, que sustituirían las cámaras municipales y la legislación local, junto a la eliminación total de las alcaldías y la administración local. Consejos comunales que dependerían de las dádivas del gobierno central que, distribuiría los fondos en base al color político de los mismos.Este modelo comunal fue sometido a consideración popular en el referendo consultivo de reforma constitucional (2007), propuesto por el finado Comandante Supremo, mismo que fue derrotado con el voto en contra a su  reforma. No obstante, el régimen ha continuado introduciendo las propuestas derrotadas por el voto popular, a través de sucesivas Leyes, que contravienen la Carta Magna, por lo cual son inconstitucionales. Lamentablemente, el Tribunal Supremo de Justicia, en manos oficialistas, pareciera hacerse “la vista gorda” ante esta consecuente postura político-partidista de destrucción de la descentralización, lograda durante los cuarenta años de democracia civil, lo que contraviene la norma constitucional, haciendo a toda esta legislación nula de toda nulidad.Sin embargo, la reacción social a favor de los alcaldes recién destituidos, la presión social enardecida en contra del régimen por las medidas económicas desacertadas y el empobrecimiento constante de diversos sectores de la sociedad venezolana, se vio reflejada en hechos violentos que protagonizaron ciudadanos y jóvenes estudiantes en diversas partes del país. El saldo de detenidos, heridos y fallecidos es el resultado triste, de un gobierno que no comprende que el diálogo y la paz van de la mano de la justicia. Sin justicia y replanteamiento del modelo económico y social se agudizará la crisis nacional, ante los “oídos sordos” del régimen.

Los dos procesos electorales municipales fruto de una estrategia gubernamental por tratar de presentar una mano férrea ante el opositor originaron un efecto contrario tras la solidificación de la Unidad Democrática en base a las esposas de Ceballos y Scarano, los alcaldes opositores depuestos y presos. La votación da cada una de ellas superó la acaecida por sus consortes el 8D. Rosa de Scarano logró 33.910 sufragios (87,74% de los votos) y le ganó la alcaldía de San Diego (Carabobo) al oficialista Alexis Abreu (PSUV y otras organizaciones), quien alcanzó 4.473 votos (11.57%). Por su parte, Patricia Gutiérrez de Ceballos sumó 88.991 votos (73,60%) ganando la alcaldía de San Cristóbal (Táchira) al aspirante oficialista, Alejandro Méndez (PSUV y otras organizaciones), quien logró 30.887 sufragios (25,54%) según leímos en El Universal, 26.05.2014. Realmente una gran demostración de apoyo popular a estas luchadoras locales.

Si en 2015, fortalecemos esta unidad democrática, veremos en la próxima Asamblea Nacional y en el resto de los cuerpos Legislativos una recomposición nacional que reconstituirá la difícil situación que vive el país y nos permitirá repensar una nueva Venezuela, mejor y más justa, más inclusiva y que permita una verdadera movilidad social en beneficio de los colectivos locales y no un populismo derrochador del erario público sin conducción nacional hacia ninguna parte. Aunque los municipios en cuestión, no representan al país, la unidad es una conducta y un esfuerzo mancomunado que vale la pena rescatar en beneficio de la salida democrática y el cambio que aspira la mayoría de la población venezolana.

Queda a cada ciudadano pensar en la Unidad… pues, en cada elección tenemos la palabra…

1303524355_95459150ff8f8a9cf7d9832de0c0f8ce

@rafaelmartinezn

@proyecto_pais