“No soy (Hugo) Chávez, pero soy su hijo”, “tenemos que defender el legado de Chávez” o “no le fallaré a Chávez”. Frases como estas las ha pronunciado con insistencia el presidente encargado y candidato oficialista Nicolás Maduro, desde el fallecimiento del mandatario y durante estos primeros días de precampaña, razón por la cual el secretario General de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, no dudó en calificar su estrategia electoral como “necrofílica”.

“Maduro sigue empeñado en esconder sus conocimientos, aptitudes y habilidades para refugiarse detrás del presidente Chávez fallecido. Es una campaña necrofílica. Es una campaña cuyo principio, medio y fin es exaltar al presidente Chávez muerto”, aseveró el líder de los blancos durante un videochat en El Universal que moderó el periodista Alfredo Yáñez.

El también diputado al Parlamento Latinoamericano no descartó que esta estrategia le rinda frutos al abanderado oficialista, pues “el sentimentalismo y los afectos pueden dar algunos votos”. Más sin embargo, auguró que podría igualmente perjudicarlo, porque “habrá quien quiera saber qué hará”.

Capriles va bien

Ramos Allup también se refirió a la campaña del candidato opositor, Henrique Capriles, de la cual se mostró satisfecho.

“Creo que Henrique está haciendo una campaña presidencial mejor que la anterior (de 2012)”, afirmó, al tiempo que agregó: “Veo (la campaña) más integrada, la veo con un gran entusiasmo, la veo con una percepción muy viva sobre el poco tiempo que tenemos y lo mucho que hay que hacer. Lo veo (a Capriles) con un mensaje muy directo sin perder el equilibrio, lo veo situando la cosas donde deben situarse: En enfrentar al candidato que representa lo mismo de estos 14 años con la perspectiva de cambiar para mejorar”.

El líder de los blancos saludó las excusas que le candidato hizo por los errores cometidos en la contienda pasada, por considerar que ayudará a evitar que los mismos se repitan.

Juan Francisco Alonso

Información publicada en www.eluniversal.com