La ciudad se vistió de silencio y se tornó gris a pesar del cielo despejado. Esa fue la mañana en Caracas, el 08 de octubre, y así siguió durante el día. ¿Cómo puede ocurrir esto al día siguiente de los comicios presidenciales, que no hay alegría en los ganadores?.  Después de una noche de celebración, con motorizados, banderas, disparos al aire,  en ciertos espacios de la ciudad,  no se encontró alegría ni siquiera en el bando ganador, extraño. Ese silencio es sintomático. No hay alegría porque algunos votaron por obligación, otros bajo coerción, definitivamente además del luto electoral hay una sensación de temor e incluso de culpa.

Circulan en los medios los ejercicios numéricos de los resultados. La oposición creció el doble y el chavismo solo 11%.  En artículos anteriores fuimos definiendo las características de la campaña. Conclusiones: Henrique Capriles un gran candidato, mostró valores, compromiso, energía y temple. La candidatura, es decir el equipo de campaña pudo manejar muy bien el tema de Caldera y la corrupción, sin embargo no fue así con el tema del “Paquetazo”, Posiblemente haya golpeado muy fuerte. En las últimas semanas ambos contrincantes dirigieron su artillería a captar la juventud pareciera que mayor fue del lado de Capriles que del otro sector, sin embargo también es posible que uno captara al joven universitario, graduado, profesional joven y el otro al sector joven no-universitario. EL segundo tema no manejado con efectividad fue el miedo. Se explicó que no se perdería puestos de trabajo y que el voto es secreto, pero pareciera que falto más, y esa, junto al paquetazo, es una de las claves, el tercero fueron los programas de gobierno.

La cuestión del miedo, el ventajismo y la movilización son las piezas claves del rompecabezas electoral que explican los resultados. Hubo fraude en la medida que hubo ventajismo, uso de los recursos del Estado y abuso de los medios de comunicación, y eso es, en cierto modo inmoral. También dijimos que al final era voluntad vs maquinaria, voluntad vs miedo. Hay que hacer evaluación de como se hizo la movilización, que en el chavismo fue más efectiva, y no manejo denuncias electorales. Se reivindica la necesidad de una maquinaria electoral con voluntarios y partidos (todos son activistas  en estos tiempos de este régimen, para superar esa institucionalidad. Si, es cierto que la gente se siente contrariada. Ciertamente un proceso electoral que nunca termina, no cierran las mesas, unos centros electorales donde se vota más rápido que otros, ayudan a que la tristeza por la pérdida se convierta en desconfianza.

¿Se legitima la” revolución”?     El Presidente Chávez es reelecto, pero con un asterisco, las condiciones electorales no otorgaron igualdad de oportunidades. Acción Democrática en 2005 fue la primera organización política que habló de las condiciones electorales pero no tuvo a apoyo, hoy se dan cuenta de que las condiciones son necesarias. Se legitima la MUD ante el mundo, también como mecanismo político, quien llevo a cabo unas primarias de donde salió el candidato.

Así que no todo está perdido, hay que levantarse y seguir luchando, en Acción Democrática se sabe, no hay tiempo para depresión o luto, el país se expresó, son 6.468.450 voces que de pie dicen aquí estamos. La democracia moderna no es la de las mayorías, no es así, es la del reconocimiento de la existencia del otro, asi que no se trata de la diferencia de votos porque esa responde al miedo, sino a los que se expresaron sus diferencias. Por ellos hay que luchar, es obligación política seguir adelante!.

 

Ángel Lugo

Secretario Político del CEN de AD