LO CORTO DE LA CAMPAÑA…  Las circunstancias sobrevenidas que conducen a la realización de unas elecciones presidenciales por causa de ausencia absoluta de quien fuera electo presidente, y que la providencia no le permitió juramentarse, pusieron a la oposición a dar carreras para enfrentar lo que en el oficialismo ya estaba resuelto. La MUD debatió para la escogencia de quien nos representaría en nombre de las Fuerzas Democráticas del País, luego la escogencia del equipo que asumiría la responsabilidad de conducción de la campaña nacional y fijar las estrategias y ensamblar el andamiaje de toda una plataforma electoral. Así asume Henrique Capriles Radonski, nuevamente como candidato Presidencial.  Por otro lado, y en ausencia de quien fungió como “líder” absoluto de un movimiento que durante catorce años se convirtió en el timón y conductor de la “revolución del siglo XXI” y por instancias y decisión de éste deja el testigo en manos de Nicolás Maduro.

CONTRASTE… Estas candidaturas, que por cierto son las únicas con posibilidades ciertas de triunfar el 14 de Abril, marcan unas grandes diferencias entre una y otra. En primer término debemos señalar que Nicolás nace producto de una imposición, y como cualquiera otra, ya que el fallecido no permitió valores de relevo en ese movimiento. Por cierto son muchas las especulaciones que al respecto se han hecho en cuanto a este legado.  Nicolás, se convierte  en el heredero, no por que fuese el hombre que interpretara las ocurrencias del fallecido, el malogrado presidente a mi manera de ver ya se había olvidado del país, después de catorce años emprende acciones que debió acometer en los inicios de su gobierno. Ya su gran preocupación era la expansión de su “proyecto” que en forma sumisa (no daba para más) le realizó Nicolás a través de la cancillería. Nada más lógico, que los dignatarios del área, beneficiarios del petróleo venezolano se manifestaran a favor de Maduro para continuar la obra del fenecido. De lo que no están seguros ahora, en el PSUV  y el alto gobierno, es si el Comandante Presidente se equivocó o no, en virtud de que el candidato Nicolás no calza, como es obvio, los zapatos prestados: no tiene mensaje, falta de contenido político y por supuesto una manifiesta inexactitud de los hechos históricos y acontecimientos que rayan en la fantasía y dan lugar a la burla y rechazo del pueblo y el malestar de sus “copartidarios”. Por otro lado, en la Oposición, tenemos un Candidato que es producto de la voluntad de la mayoría de un gran sector del país; se convirtió en el candidato en elecciones primarias, y la dirección de ese proceso ratifica lo expresado el 12 de Febrero del 2012. Pero los hechos lo confirman, en lo corto de la campaña, Capriles, se ha convertido en el “líder” de la oposición, con un mensaje con contenido, hablando de los problemas de la gente, la forma de abordarlos, generando pasión, ilusión, motivación y adquiriendo compromiso. Lo que por supuesto se traduce en la conquista de apoyos.

UN NUEVO AMANECER… El País,  navega en aguas turbulentas, que la gran mayoría de los venezolanos esperan que amainen, para que reine la paz, la tranquilidad y podamos dormir  tranquilos. Ese nuevo amanecer, se debate entre EL PROGRESO y LA CONTINUIDAD, de un Proceso Revolucionario que ya pertenece al pasado (Van Catorce Años) con esquemas de otras latitudes que ya hace mucho tiempo no funcionan o dejaron de aplicarlos, porque son esquemas anquilosados, que tienden al fracaso y no generan riqueza. De tal manera, que se realizará otra jornada donde se pondrá a prueba la conciencia de un pueblo.

QUE NO SE REPITA LA HISTORIA…  Como tema de campaña, trabajo de los equipos dentro del proceso electoral, existen varios elementos sumamente importantes al final de la jornada, o mejor dicho al momento de constituir las Mesas de Votación. El Padrón Electoral, el cual consideramos el factor deterministico para garantizar el éxito en toda contienda electoral, sobre este particular debemos señalar: 1.- Que este es un Proceso de los Ciudadanos, por lo cual no debe existir ni permitirse la inherencia del Plan República y recalcar que su función es RESGUARDO, CUSTODIA y TRASLADO del material de votación. 2.- No permitir el retardo en los Centros de Votación y agilizar el proceso. 3.- La información de los listados a las puertas de los Centros debe ser por cuenta de los ciudadanos y no del Plan República. La función de ellos es de resguardo. 4.- No permitir  que los presidentes de mesas (Sorteados por el CNE) asuman el voto asistido, en tal caso no podrán asistir a más de una persona. 5.- El proceso termina a las 6 pm, salvo si existen votantes en la cola, para lo cual deberán verificar si son votantes de ese centro y mesas. De no ser así proceder a cerrar y comenzar el escrutinio. 6.- Sortear  las mesas en los centros a última hora y no permitir el hecho de que “ya fueron sorteadas”. 7.- No permitir a los militares en el recinto de votación. 8.- Después de que se tengan los resultados el técnico de la máquina podrá colocar el pendrive para transmitir la información de los resultados. 9.- Atención de los Centros Itinerantes, los cuales fueron ubicados en las edificaciones de la Misión Vivienda, por ejemplo en el área Metropolitana crearon 96 Centros de Votación.  Por cierto, al momento de escribir estas notas, y según CNE, la Oposición sólo ha acreditado el 48,34 % del Padrón Electoral.

Gretzky González

Miembro de Fundaleoni