A escasos días del evento electoral más importante del país -que con seguridad instituye uno de los hechos que marcará la historia del inicio de la segunda década del Siglo XXI- por una parte se presenta ante el electorado nacional, en busca de su reelección, el actual Presidente, que después de catorce años ya no tiene que ofrecerle al país, salvo el mismo discurso reiterando las promesas que no ha cumplido y a sus espaldas un país dividido y anarquizado, sembrado de odio y desesperanza. Por la otra, HENRIQUE CAPRILES RADONSKI, del cual me permito hacer ciertas consideraciones:

La MUD, en la búsqueda de un consenso, mediante el diálogo, logra acuerdos que se traducen en el Pacto para las Elecciones Primarias, que permita en elecciones abiertas la escogencia del Candidato en representación de todos los Factores Políticos y Democráticos del País. Al final de la jornada (12-02-12), Capriles, con participación de los dos Pablos, María Corina y Diego Arria, logra conquistar la representación con un holgado triunfo, convirtiéndose así en el abanderado del Sector Oposición. Es bueno señalar, que su campaña se caracterizó, a diferencia de los demás, con un mensaje de inclusión, de paz, de justicia, libertad, de progreso, de futuro, donde el término CONFRONTACION, fue excluido de su verbo político. Lo que lo convierten en la esperanza, la alternativa ante un Gobierno marcado por la confrontación, acosamiento, persecución, amenazas, compras de conciencia y por supuesto la ineficacia desde el alto gobierno.

Capriles comienza su campaña electoral con el mismo target político utilizado en las primarias (cosa que le fue muy criticada); ignorando al presidente-candidato y sus ataques vilipendiándolo, insultándolo. Capriles recorre el país, llevando su mensaje de esperanza, ofreciendo un futuro, con propuestas para el progreso (consiguiendo apoyos de propios y extraños), donde sus concentraciones han sido masivas y espontáneas, convirtiéndose DE LA ALTERNATIVA A LA REALIDAD.

Es notorio, en todas sus presentaciones en las poblaciones a las cuales se ha presentado, el sentimiento de cambio que experimenta la población, además de la tendencia manifiesta del crecimiento de la oposición en todas las entidades, tomando en cuenta las diferentes elecciones realizadas en los últimos procesos. La influencia positiva de una mayor unidad en los sectores opositores. Las contradicciones internas en el chavismo, casos como el de Monagas (crítico), Estado Sucre, Vargas, Trujillo, Carabobo y otras situaciones que subyacen de los grupos internos del PSUV. El desgaste del chavismo por la incapacidad para resolver diversos problemas: inseguridad, apagones, escasez de productos alimenticios y de repuestos de muchos artefactos, deterioro de las carreteras del país (incrementado últimamente con situaciones como las del puente de Cúpira), Refinería de Amuay, Refinería de “El Palito”, pasando por PUDREVAL, la corrupción campante, teniendo su mayor representación en los BOLIBURGUESES.

Esto tiene no sólo a Presidente-Candidato, sino también a sus allegados (Comando de Campaña) desesperados, sus tácticas no les resultaron y hoy pagan las consecuencias: “la mediatez de las encuestas”, “el paquetazo neoliberal”, “David de Lima”, “William Ojeda”, “la inocentada de Caldera”; ponen al descubierto no solo el desespero, la preocupación y la angustia de ver que Capriles no sólo remontó sino que lo superó y que con toda seguridad, recibirá una AVALANCHA de VOTOS el próximo 7 de Octubre.

Gretzky González

Miembro de Fundaleoni