El asambleísta venezolano Williams Dávila se expresó ante los graves acontecimientos que se están viviendo en el país suramericano y enfatizó que “la situación internacional de Venezuela cada día se complica, porque cada día lo que busca el régimen de Maduro es entorpecer, en vez de llegar a un acuerdo con la comunidad internacional, simplemente actúa contrarrestando por completo lo que la comunidad internacional quiere hacer por Venezuela”.

“El régimen de Maduro no cree en el sistema interamericano, en la comisión de derechos humanos, por ende es difícil que ellos comprendan hoy día el principio de la protección y la solidaridad humana, estamos viviendo los tiempos de dictadura militar argentina de los años ´70, donde los tribunales militares del país sureño impartían la justicia en contra de civiles”, indicó el parlamentario.

El diputado merideño también destacó que “ante el hecho mismo de que el Ministerio Público no está imputando a las personas que son detenidas en las manifestaciones, el régimen está aplicando la justicia militar de manera desmedida, precaria y troglodita, además de sanguinaria, claramente violando la constitución vigente”

Williams Dávila, quien es diputado por el estado Mérida, recordó que desde que empezaron las manifestaciones, en el estado andino han sido heridas unas 750 personas, y volvió hacer un llamado a la Comunidad Internacional a que “no hagan el papel del avestruz, con los brazos cruzados, ya tienen que asumir la cita de cancilleres en la OEA, de forma contundente, inclusive con el retiro inmediato de sus embajadores en el país”.

El diputado planteó la necesidad de que los países de la OEA que han mantenido fuertes críticas y posturas contra el gobierno de Maduro, retiren sus embajadores de Venezuela, como parte de una postura más enérgica ante las graves violaciones de Derechos Humanos que se han suscitado en el país, también como medida de presión para que Nicolás Maduro acepte las demandas no solo de la oposición sino de la comunidad internacional, que cada día levanta más su voz en contra de los atropellos y violaciones a la constitución.

Venezuela está enlutada

El asambleísta manifestó que el país se encuentra en una especie de campo de batalla, donde todos los días hay heridos y persecución, y manifestó que se “enterró en el país la protección de los derechos civiles, con grupos armados financiados por el gobiernos, personas que uno puede ver como mototaxistas, porteros de una oficina pública, como cualquier funcionario, cuando les dan la orden les dan armas, dinero y los llevan en un vehículo al sitio que ellos consideren de combate, para dispararles a manifestantes…eso está sucediendo, estamos en un Estado delincuencial”.

Dávila enfatizó que el país no está para un nuevo diálogo, como lo está planteando el gobierno nacional, con la presencia de la Unasur y los expresidentes, la espera, según el parlamentario, el pueblo venezolano está en la calle en contra de un “proyecto espurio de constituyente comunal que no está consagrada en la constitución, aquí hay que ejercer una presión contundente”.

“Estamos en una represión fascista, están judicializando a la oposición y nos están llevando a los momentos más oscuros de la historia”, puntualizó.

“Todas las violencias son negativas para la sociedad, no existe progreso aplicando la violencia, como en su momento lo quería Lenin, estamos entrando en el umbral de la violencia desmedida y los jóvenes están siendo víctimas de lo que Maduro y su burocracia militar quieren establecer que es plantear una constituyente a través de la boca de sus fusiles”, dijo el parlamentario venezolano.