El Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, alertó al gobierno sobre el riesgo real que se corre con la vida del Comisario Iván Simonovis, trasladado nuevamente de emergencia al Hospital Militar el pasado lunes.

En nueva misiva consignada en Miraflores, el parlamentario aseguró que hay diversas vías para garantizar el pleno acceso al tratamiento médico que amerita Iván Simonovis, bien sea a través de una decisión de Ejecutivo, facultado constitucionalmente para este fin, por la Ley Habilitante mediante la Ley de Amnistía y Reconciliación Política, o a través de  los operadores de justicia, y que “quienes tienen la responsabilidad de tomar esta decisión no pueden continuar silbando en la oscuridad para complacer los radicalismos ultrosos que piden la vida de Simonovis como trofeo político”.

Mencionó Zambrano que estas medidas no solamente son aplicables al Comisario, sino también a los funcionarios de la Policía Metropolitana así como a otros prisioneros quienes califican según el orden jurídico a diversas medidas de sustitución del cumplimiento de la pena.

El parlamentario por el estado Lara sostiene que el caso de Simonovis tiene un gran impacto nacional e internacional, el cual debe estar siendo medido a través de la sala situacional que presenta informes al gobierno indicando “qué piensa más del 80 por ciento de los venezolanos ante este tema de sensibilidad que los ciudadanos valoran en protección al derecho a la vida y solidaridad ante la injusticia y falta de sensibilidad del poder ejecutivo”.

No justifica el silencio “sepulcral” ante el historial clínico del Comisario Iván Simonovis, el cual ha sido suficientemente sustentado a través de diversos informes forenses. “El nuevo traslado al Hospital Militar confirma de manera fehaciente la alarmante situación de salud que padece Simonovis, ratificando sin lugar a dudas la complejidad que el avanzado deterioro en su salud representa para la humanidad ya bastante maltrecha del comisario, producto de las incongruencias y la falta de atención médica por la que ha pasado el paciente en los últimos años”.

Prensa AD