Al insistir en la necesidad de diálogo en el país, el Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, reconoció una vez más el papel de la Iglesia Venezolana y sus factores en la intención de acercamiento entre los venezolanos.

El parlamentario, quien atendió el llamado al diálogo nacional formulado en vida por el expresidente Hugo Chávez y posteriormente ratificado por Nicolás Maduro, y en tal sentido ha trabajado desde octubre del año pasado dentro y fuera del país, señaló que un encuentro no supone reducción de posiciones políticas. “Diálogo no es rendirse, arriar banderas o renunciar a principios. El diálogo es el camino correcto”, sostuvo al señalar que en diálogo se dejan de lado los radicalismos viscerales, al privar la racionalidad “que permita los nuevos capítulos de la política venezolana. Para que exista disposición y voluntad para el encuentro debe privar el perdón sobre la venganza, abandonar la descalificación del interlocutor, desechar odios y rencores con plena disposición de resolver los problemas del país en paz”.

El diputado por el estado Lara considera que la polarización marca la agenda del día a día en nuestra nación, teniendo como telón de fondo la contienda electoral del 8D. “La iglesia sabia tiene razón, el diálogo supone partes dispuestas, voluntad política y democrática como componente fundamental, requisito para ejercer el reconocimiento del otro, de allí la necesidad para que los factores políticos asuman el llamado colectivo que nos permite desactivar la crisis a través del diálogo necesario, inteligente, útil para la paz social entre los venezolanos”.

El también Vicepresidente de AD hizo especial énfasis en el activo rol de la Iglesia y sus pastores como centro y árbitros del diálogo nacional, quienes han participado con amplitud en la intención de concretar el encuentro entre la oposición y el gobierno. “La Conferencia Episcopal ha participado en una serie de eventos orientados a facilitar el desarrollo de conversaciones inteligente deseadas por todos, donde el manual para la solución de conflictos conjuntamente con la posición de los pastores constituye la plataforma que le de cauce a la Venezuela deseada por todos”, señaló.

El jefe de la bancada del partido blanco en la AN señaló que toda la Mesa de Unidad Democrática respalda la gestión de la Iglesia Venezolana, “así como la generosidad del Papa Francisco, amplio conocedor de la problemática nacional. Conocemos el esfuerzo de Monseñor Jorge Cardenal Urosa, de Monseñor Diego Padrón y la directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana; hacia ellos todo nuestro apoyo, consideración y respeto, expresado en el reconocimiento del pueblo venezolano a todas y cada una de sus intervenciones a favor de la liberación de prisioneros y regreso de exiliados a la patria”. Incluyó además los aportes de Monseñor Pietro Parolin, hoy Secretario del estado Vaticano, y su trabajo en nuestro país cuando fue Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela.

Prensa AD