Durante el encuentro con Su Santidad Francisco, Edgar Zambrano, Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional le solicitó su mediación en el tema de los prisioneros y exiliados.

El parlamentario destacó que la figura del Santo Padre es de suma importancia para la resolución de temas delicados, en vista de su indiscutible ascendencia tanto espiritual como política en el escenario mundial. “Le hemos consignado copia del Proyecto de Ley de Amnistía Nacional y Reconciliación Política, así como el sustento de nuestras gestiones dentro y fuera del país a favor de los compatriotas que están sometidos a los rigores de la prisión, obligados al exilio involuntario o diputados sometidos a juicio en franca contradicción con la institución de la inmunidad parlamentaria, como consecuencia de acciones netamente políticas”, dijo.

Zambrano, quien está en el Vaticano acompañado por los diputados Hernán Alemán, Oscar Ronderos y Rodolfo Rodríguez, y del asesor de la Fracción Parlamentaria de AD, Rafael Martínez Nestares, explicó igualmente que en esta reunión sostenida con el Obispo de Roma al finalizar su audiencia general en la Plaza San Pedro, se hizo especial énfasis en la delicada condición de salud de los venezolanos que integran la lista de personas que pueden volver a suelo patrio o a la libertad al lado de sus familiares. “Además de un gesto político de reconocimiento del otro, decisiones que apunten hacia esta posibilidad evidenciarían desprendimiento, solidaridad humana y devoción ante el dolor de los semejantes, importantes valores dentro de la fe católica y de una sociedad fraterna que es el espíritu para conciliar entre divergencias”, comentó.

Recordó que existen diversas vías para facilitar la libertad de prisioneros y exiliados, bien sea a manos del Poder Judicial, aplicando lo previsto en nuestras leyes a través de las medidas sustitutivas de cumplimiento de penas y de sometimiento a juicio, e incluso medidas humanitarias, así como una Ley de Amnistía que puede sancionar el Poder Legislativo, cuyo proyecto fue introducido en noviembre de 2012, o desde el Ejecutivo, aplicando sus facultades. “La caridad y el respeto por todos quienes nos rodean son básicos en el accionar de los católicos, religión mayormente profesada en nuestro país, y a ellos apelamos en esta humilde petición que le hacemos al Papa Francisco”.

Apuntó el también Vicepresidente de AD que justamente inspirado en las reflexiones del Sucesor de Pedro el pasado 21 de abril durante la oración Regina Caeli, cuando exhortó a políticos y a la población venezolana a rechazar “con firmeza cualquier tipo de violencia y establecer un diálogo basado en la verdad, en el mutuo reconocimiento”, se recurrió a su mediación en el caso de prisioneros, exiliados y diputados principales y suplentes de la Asamblea Nacional sometidos a persecución judicial. “Así como le tomamos la palabra al Presidente de la República para la fecha, Hugo Chávez, de acudir a diálogo nacional convocado por él poco después de los comicios del 7 de octubre de 2012, igualmente a la invitación de Nicolás Maduro luego de su juramentación ante el parlamento, vemos una excelente oportunidad en este exhorto formulado por el Santo Padre a nuestro país, y sabemos que está en manos de quienes pueden tomar las decisiones oportunas para dejar de lado facturas políticas”, dijo al recordar también que en la primera homilía de Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice, llamó a no tenerle miedo a la bondad.

La delegación venezolana le agradeció al Santo Padre la solidaridad de la Iglesia Católica venezolana y sus pastores con el tema de los prisioneros y exiliados, así como se comprometió a apoyar desde la Mesa de Unidad Democrática a la Conferencia Episcopal Venezolana como epicentro del diálogo nacional de cara al país. “El Papa Francisco escuchó con atención nuestro agradecimiento y recibió con mucho entusiasmo el óleo del pintor larense Macario Colombo bajo la temática de la Divina Pastora”, al igual que el resto de las obras llevadas al Vaticano con la firma de los artistas Argenis Bello, Rubén Álvarez y Armando Villalón.

Zambrano destacó la profunda devoción Mariana que caracteriza al pueblo venezolano, “evidenciada cada año en las fiestas religiosas que reúnen a nuestro pueblo que eleva plegarias constantes y agradece favores recibidos en expresión de profunda e infinita fe”. Igualmente señaló el importante papel de la Iglesia Católica en la contribución de resolución de conflictos en todo el mundo.

“La sustitución de la venganza por el perdón, como ha sido profesado por el Obispo de Roma, nos inspira para esta solicitud, en razón de cambiar todo elemento de instigación al odio orientado a la división y causar daño a la integración de los pueblos con humildad y el respeto del uno por el otro. Es el perdón un camino de reencuentro, útil para el necesario diálogo con todos los sectores de la venezolanidad que reclaman los espacios para el debate serio, constructivo, democrático y plural”, subrayó.

Para leer la carta dirigida al Papa Francisco haga click aquí

Prensa AD