El Jefe de la Fracción Parlamentaria de la Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, se reunió este jueves con el Arzobispo de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta, para solicitar su intermediación con el Ejecutivo en el tema de los prisioneros y exiliados.

Con este encuentro el parlamentario inició una gira nacional que lo llevará a reunirse con diversos actores de la vida pública del país, y que el siguiente fin de semana tendrá como centros los estados Falcón y Zulia. “Seguimos en nuestro empeño de solventar la situación de tantos compatriotas que pueden volver a estar en libertad en nuestro país, y por eso acudimos a donde sea necesario y creamos que pueda contribuir a incentivar la decisión del Ejecutivo Nacional para este fin, que sin duda es una manera expedita de honrar la memoria del Presidente Hugo Chávez, quien en reiteradas ocasiones llamó al diálogo nacional y propuso soluciones para los prisioneros enfermos en diversas intervenciones a través de los medios de comunicación social”, dijo el diputado por el estado Lara.

Este acercamiento con la Iglesia Católica no es el primero en las gestiones que Zambrano ha venido adelantando desde noviembre del año pasado a favor de los prisioneros y exiliados. Además de esta productiva reunión con Monseñor Moronta en el estado Táchira, Zambrano ya ha planteado directamente este tema al Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Moseñor Diego padrón, el Arzobispo de Caracas, Monseñor Jorge Cardenal Urosa, y el Nuncio Apostólico, Monseñor Pietro Parolin. “Entendemos que es un acto humanitario proceder a promover las medidas que permitan la libertad de prisioneros y el regreso de exiliados, principalmente de aquellos que sufren serios quebrantos de salud, y además quienes pretenden reunirse nuevamente con sus familiares. Es así como a través de las instituciones religiosas encontramos el fervor de las oraciones y la posibilidad de establecer mecanismos de comunicación con quienes desde el gobierno tienen el poder de decisión de brindarle al país una señal clara de política democrática, a través del reconocimiento de adversarios y de mirar hacia el futuro”, explicó.

Procurando un clima de paz nacional, donde haya justicia, Zambrano reiteró al Arzobispo de San Cristóbal el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política que se entregó en la Asamblea Nacional para su discusión, así como el historial de las gestiones que se han realizado dentro y fuera del país a favor de los prisioneros y exiliados, incluyendo las recientes solicitudes de intermediación formuladas a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Cruz Roja Internacional y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

 

Prensa AD