Edgar Zambrano, Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, observa con expectativa el anuncio del otorgamiento de medidas humanitarias tanto al Comisario Iván Simonovis como a otros prisioneros y exiliados, que en entrevista televisiva anunció Nicolás Maduro.

Varias solicitudes de medida humanitaria se han formulado para el Comisario Simonovis, quien presenta al menos quince problemas de salud y ha sido sometido a exámenes ante diversas instancias forenses. También el resto de policías metropolitanos sometidos a prisión que están sometidos a lo que el diputado llamó doble condena, por penurias económicas y desapego de sus seres queridos, esperan por decisiones que ayuden a aliviar sus angustias. Igualmente hay venezolanos enfermos que desean estar al lado de sus familias en sus últimos días de vuelta en suelo patrio, que esperan el pronunciamiento de las instituciones del estado, y que son oportunas en esta ocasión por la llegada inminente de la Navidad, época de reconciliación y paz, señaló el también Vicepresidente de AD. Todos esos casos son conocidos por la Presidencia de la República y demás instituciones del país, así como por la opinión pública nacional, que ha seguido la lista de prisioneros, exiliados y diputados sometidos a persecución.

Insiste el parlamentario por el estado Lara en la necesidad urgente para el país de recibir señales de diálogo y conciliación, “propios de una sociedad democrática inteligente, en la cual impere el estado derecho que incluye el reconocimiento del otro sin discriminación, como conducta destinada a evitar confrontaciones estériles improductivas que no conducen al fin último del principio fundamental del diálogo nacional que parte del encuentro, perdón, reconocimiento y existencia del otro para conjugar la plataforma útil que de paso a nuevos caminos para la reconciliación política”. Dijo el diputado que esto contribuiría a aliviar las tensiones políticas y sociales que han servido de base a la polarización en el cual los radicalismos se imponen sin dejar beneficios para el país.

Como se recordará, desde que el fallecido Presidente Hugo Chávez hiciera su invitación al diálogo nacional luego de los comicios del 7 de octubre de 2012, el diputado Zambrano aceptó este planteamiento al promover en la Asamblea Nacional un proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política, en compañía de otros diputados de la Unidad, así como solicitó audiencia formal con el expresidente a fin de tratar el tema de los prisioneros, exiliados y quebrantamiento de la inmunidad parlamentaria, como paso fundamental para construir un acercamiento sincero entre los diversos sectores que componen la sociedad venezolana.

El diputado emprendió el trabajo de censar dentro y fuera del país a los compatriotas que desean participar en este diálogo nacional, para que al lado de sus familiares se lograra el planteamiento de las posibles soluciones para cada caso a la luz de las distintas vías ofrecidas en la Constitución y demás leyes de la República. “El Presidente tiene dentro de sus facultades la posibilidad de ponerle fin a prisiones y exilios, así como también están tipificadas las medidas humanitarias, las medidas sustitutivas de privación de libertad, el destacamento de trabajo, y todas aquellas que quedan en manos de los operadores de justicia, sin dejar de lado la posibilidad de la aprobación del proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política que puede producir la Asamblea Nacional. Sólo es necesario que exista la suficiente voluntad política para hacer bueno el compromiso del diálogo nacional”, explicó Zambrano.

A partir de esta iniciativa se designó una comisión presidencial para atender este tema, integrada por Nicolás Maduro, en aquel entonces Vicepresidente y Canciller, y Cilia Flores, Procuradora General de la República para ese momento, quienes junto al diputado Edgar Zambrano trabajaron sobre la lista de prisioneros, exiliados y diputados principales y suplentes sometidos a persecución judicial, y las soluciones para cada uno de sus casos.

Luego de ese encuentro, se produjeron diversas reuniones e incluso conversaciones informales con diferentes representantes del estado venezolano, tanto con la entonces Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estella Morales, como con la Fiscal General, el Presidente de la Asamblea Nacional, ministros y el propio Nicolás Maduro, quien luego de las elecciones de abril de 2013 dijo que era importante acceder al diálogo nacional. Todos los representantes de los poderes públicos recibieron exhortos para contribuir al diálogo nacional.

Las gestiones del diputado Edgar Zambrano, que cuentan con el pleno respaldo de la MUD, lo llevaron también a conversar con diferentes representantes de las fuerzas vivas del país, para propiciar un clima de opinión favorable hacia la liberación de prisioneros, regreso a la patria de exiliados y cese de persecución en contra de diputados principales y suplentes de la Asamblea Nacional, Gobernadores y exgobernadores, Alcaldes y exalcaldes, por lo que el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política se presentó a las Universidades del país, a los representantes de la Iglesia Católica y del Consejo Evangélico, las Academias, la Cruz Roja, así como organismos internacionales que se ocupan de los derechos humanos, como la Organización de las Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos, Organización Internacional del Trabajo, Comité Internacional de la Cruz Roja, Centro Carter, entre otros.

Incluso en junio pasado el Jefe de la bancada de Acción Democrática en la AN conversó con Su Santidad el Papa Francisco en audiencia pública, luego de haberse reunido con el Secretario de Estado Vaticano, Monseñor Dominique Mamberti en ciudad del Vaticano, quienes se pronunciaron a favor del diálogo en el país como instrumento hacia la paz y reiteraron la premisa del perdón para la construcción de una sociedad que avance para el beneficio de todos. La Iglesia Católica, a través del Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, el presidente de la CEV, Monseñor Diego Padrón, Monseñor Mario Moronta y muchos otros de sus pastores asumieron este reto de facilitar el diálogo en el país.

Medidas que se han otorgado a varios venezolanos que le han permitido volver a sus casas, atender sus dolencias, incorporarse al trabajo, respaldan el trabajo del parlamentario del partido blanco a favor de un país donde las diferencias políticas se manejen dentro de la Constitución, especialmente de su capítulo de los Derechos Humanos.

 PRENSA AD